Tag: maniqueas

Juicio Individual

La Deidad gloriosa de la Justicia envía el Alma ante el Juez de los Muertos y el Juez justo se apodera del Alma confusa que aparece como en un espejo. Se le situa en la Balanza su mérito es evidente, su mala acción revelada; ¡las obras hechas por sí mismo aparecen – la majestuosidad de la Tierra y el Agua no es feliz, el esplendor del Fuego y el Agua llora, el brillo de las Plantas y los Árboles se lamenta en voz alta! En ese día de peligro ni soborno ni regalo ni súplica servirán; ¡la Imagen del Padre, la Doncella de la Luz, es la única que puede ayudar en ese día! Los que están cerca del Rey son los Justos.

 

Si la Balanza se eleva, sus buenas obras superarán sus pecados cometidos y le levantarán al Jardín de la Luz. Aquellos que son realmente quienes hacen el bien, a ellos Él les premia la buena acción de acuerdo con su bondad, Él les da a ellos el Reino de la Luz y los hace herederos de la vida eterna – ellos serán perdonados porque ellos han perdonado a otros, pero ellos expiarán por todos los pecados que han cometido. ¡Ay de él, el Barco vacío que viene vacío a la Aduana, ellos le preguntarán cuando no tiene nada que dar! ¡Ay de él porque no hay nada a bordo! Será más o menos tratado como se merece y enviado de vuelta al renacimiento – ¡tendrá que sufrir lo que sufren los cadáveres!

 

“Oh Dioses, a Vosotros tengo que apelar; ¡todos los Dioses, en compasión quitad los pecados de mí! ¡Limpiad nuestras iniquidades, las cicatrices que se marcan en nuestra Alma! Hemos controlado la Tierra sin luz hemos conocido y comprendido nuestro Cuerpo y nuestra Alma. “

 

“¡Alza tu rostro, amado, y mira sobre mi cara! ¡Mira cómo te miro sin tal mirada malvada en mis ojos como me quedo mirando al pecador cuando es traido a mi juicio y declarado culpable! ¡Que vivas por siempre jamás! “

 

“¡Saludos, Juez justo, Poder fuerte, el Sendero de la Verdad, Espejo claro separando los absueltos de los condenados! ¡Vísteme en tu Ropa, dame la Guirnalda y el Premio! ¡Yo he vivido desde que oí tu voz dulce, Oh Juez cierto, Oh Glorioso!”

 

– Capítulo 76 del Evangelio del Profeta Mani, Edición de Duncan Greenlees

 


El Alma es Justa Ahora

Justa es un Alma santa que ha tomado al Espíritu Santo para sí misma, justa es la Paloma que ha encontrado un grupo de santos; ¡es Jesús el que vuela en el corazón de su fiel! Mira, los Dioses se regocijan en él, porque él se ha convertido en uno como ellos; es el Alma que está a salvo de manchas que puede proceder a la presencia de Dios.

 

Me retiré muy lejos del mundo, dejé a mis padres, me volví hacia el Señor, el cuál es más grande que el cielo y la tierra. Yo no hice la voluntad del cuerpo, por lo que he encontrado la Tierra de la Luz, me dirigí a la Ciudad de los Dioses, me comuniqué con los Justos, mientras yo estaba en el cuerpo. Porque me retiré de las aguas amargas, llegué a puerto incluso antes de que el mar se convirtiese en tormenta, me quité a la prenda de vestir vanidosa de la carne, siendo seguro y puro; hice que los pies limpios de mi Alma la pisotearan con confianza; ¡yo me alinée con los Dioses quienes están vestidos con el Cristo, porque soy un Dios y siervo de Dios!

 

— Capítulo 66 del Evangelio del Profeta Mani, Edición de Duncan Greenlees

 


Exhortación al Esfuerzo Espiritual

Oh hombre de Dios, tú has venido a la Carretera; no caigas, porque los dioses te han deseado; has sido llamado, no dejes de escuchar. No mires hacia atrás nunca más – ellos no llevan un registro de lo que ha pasado, así que no pienses en lo que has hecho de manera olvidadiza. Esfuérzate hacia adelante, y Dios no te rechazará; pero si flojeas, recibirás sufrimiento. ¡Sé celoso para Dios, no te inmutes dentro de ti mismo! No prefieras la vida de este cuerpo a esta Vida eterna; pon el temor de Dios en tu corazón, y vivirás sin sufrimiento. Si te has resuelto a Amarme, pondré sobre ti la Túnica de la Gloria y la Guirnalda de la Victoria, porque has creído en la Verdad. ¡Oh, que grande es la alegría que se ha preparado para la Perfecta, la Novia del Rey!

 

Mis hermanos, no aflojéis en hacer el bien de noche y de día, porque lo que el hombre planta es lo mismo que cosechará. Yo mismo dejé la Tierra de la Luz y de la Felicidad Eterna, y por amor a vosotros he venido aquí, trayendo estos Árboles de la Virtud que plantaría en tu santa multitud. Cada uno de vosotros tiene que plantar estos Árboles en su corazón puro, para que los haga prosperar y crecer más alto. Si ahora os daríais cuenta en vosotros mismos de los frutos puros de la gran Luz Incomparable, tendríais que dar la bienvenida a todos los Árboles preciosos y dejar que ellos tengan todo lo que necesiten. ¿Por qué? ¡Porque, buena gente, es por medio de los frutos de estos Árboles que seréis capaces de libraros de las Cuatro Aflicciones, y todos los seres encarnados se salvarán de la mundanería y llegarán al fin, siempre victoriosos, al Reino de la Felicidad inmóvil ! Porque el que siembra su alma con buena semilla encuentra el regreso de nuevo a la Vida Eterna en la tierra de los Dioses.

 

Mirad, amados míos, no os dejéis seducir por las formas de este Gobernante, la Raíz de toda la maldad en erupción y el Campamento de todo odio. Pero protegeos de sus trucos y de sus ideas malvadas que habitan en vuestro cuerpo, para que no se mezcle con vosotros y arruine vuestra gentileza y lleve vuestra verdad por el mal camino a una mentira. Pero sed celosos y perfectos ante la Mente de la Verdad que se ha mostrado a si misma ante vosotros, para que podáis ser verdaderos de corazón y subir a lo más alto y heredar Vida desde la eternidad hasta la eternidad.

 

Porque todas las Almas que surgen en la carne humana y luego desaparecen son llevadas a los Eones grandes de la Luz, y hay un lugar de descanso para ellos allí en los Eones de la Grandeza. En cuanto a vosotros, mis amados, intentad por todos los medios para llegar a ser buenas Perlas y ser asignadas al Cielo por el Buceador de la Luz cuando él venga a vosotras y os lleve al gran Mercante Supremo, vuestro Descanso en la Vida para siempre.

 

Vosotros sois los Hijos del Día y los Hijos de la Luz; luchad un poco de tiempo, oh Hijos de la Luz, y seréis victoriosos; y el que evade su carga perderá su dormitorio! Apoyaros unos a otros, hermanos míos, no os inmuteis en absoluto; tenemos un Dios que cuida de nosotros, Él nos ayudará en Su compasión. ¡Es Jesús quien me ha ayudado, él te ayudará, amados míos! ¡Sed Refinadores y Salvadores de vuestra Alma que habita en todo lugar, para que la podáis conducir a la vivienda de los Padres de la Luz en el Nuevo eón en el Lugar de alegría!

 

¡La multitud se ha equivocado porque mira a un día lejano, pero vamos a hacer el bien hoy, para que nuestro camino sea radiante una vez más y no tengamos miedo dondequiera que vayamos! ¡No soñamos ni durmamos hasta que nuestro Señor nos cambie, su guirnalda en su cabeza y su hoja de palma en su mano, vestidos con el Manto de su gloria – y todos nosotros entremos en la cámara de la novia y reinemos junto con él!

 

— Capítulo 65 del Evangelio del Profeta Mani, Edición de Duncan Greenlees