Tag: lecho

Escenas en el Lecho de Muerte

En el momento de su partida, cuando la Forma de Luz que aparece a todo el mundo a punto de salir de su cuerpo, siguiendo el ejemplo de la Imagen del Mensajero, sale delante de él y lo separa de la Oscuridad a la Luz, se levanta el Ser Superior fuera de todos los abrazos oscuros. El bendito Hombre glorioso se ha convertido misteriosamente – en su semejanza, en su forma, en su amor, en su Doncella sagrada que es la Doncella de la Luz – en el Alma del Padre. Esta Forma de Luz pacifica al hombre por el Beso y su tranquilidad del miedo a los demonios que quieren destruir su cuerpo; a través de su apariencia y su imagen, el corazón de los Elegidos que deja su cuerpo se calma. En cualquier momento en el que muere, noventa y nueve mil Ángeles niñas vendrán a su encuentro con flores y una litera de oro, y le hablarán así a él: “¡No temas, Alma justa!” Y su propio mérito se presentará ante él como una divina Princesa virgen, inmortal y encantadora, una corona de flores sobre su cabeza; ella misma le pondrá en su camino.

 

Así, la Deidad gloriosa de la Justicia viene al Alma con los tres Dioses que son Él Mismo, los tres grandes Ángeles gloriosos que vienen con él – uno teniendo en su mano el premio de la victoria, el segundo trayendo el Manto de Luz, mientras que el tercero es el mismo que tiene la diadema, la corona y la corona de la Luz. Entonces el Ángel que sostiene el premio de la victoria le extiende a él la mano derecha y lo saca del abismo de su cuerpo, y lo abraza con el Beso y el Amor. Ese Alma adora su salvador que es la Forma de Luz. Ahora bien, en el mismo momento en el que muere, él se perfecciona a sí mismo y se despierta en conformidad con la voluntad de Dios en la Casa de la Vida y los Dioses, los Ángeles, y todos los Mensajeros y los Elegidos, y recibe la corona resplandeciente de gloria en la vida eterna, y se pone el vestido de la divinidad.

 

– Capítulo 75 del Evangelio del Profeta Mani, Edición de Duncan Greenlees