Tag: La Luz Divina

Las Cinco Clases de Maestros

A veces los soldados del ‘Hombre Viejo’ son derrotados; después el pensamiento religioso de la Luz Amable entra en la Ciudad del Pensamiento Puro maravilloso ; en el Salón señorial que allí se encuentra coloca un Asiento para la Ley y se instala allí . Cuando la Luz Amable se mueve en la Ciudad del Pensamiento, es necesario saber que este Maestro predica la Ley Correcta maravillosamente; él siente placer en hablar acerca de las Tres Eternidades y las Cinco Grandezas de la Gran Luz, y desarrolla por completo todos los pensamientos por medio de su intuición sobrenatural. Luego, en su predicación de la Ley, hace hincapié en la Piedad.

 

Cuando la Luz Amable se mueve en la Ciudad del Sentimiento, este Maestro siente placer en hablar de los Palacios brillantes del Sol y la Luna, y desarrolla por completo el poder majestuoso; luego, en su predicación de la Ley, hace hincapié en la Sinceridad.

 

Cuando se mueve la Luz Amable en la Ciudad de la Reflexión, este Maestro se deleita en hablar de la Obediencia, el gran Siervo, y por medio de su intuición sobrenatural desarrolla por completo el silencio. Luego, en su predicación de la Ley, hace hincapié en la Alegría.

 

Cuando se mueve la Luz Amable en la Ciudad del Intelecto, este Maestro siente placer en hablar de las Cinco Luces, y por medio de su intuición sobrenatural desarrolla por completo la comprensión. Luego, en su predicación de la Ley, hace hincapié en el Aguante del Mal.

 

Cuando se mueve la Luz Amable en la Ciudad de la Razón, es necesario saber que el Maestro se complace en hablar de los Mensajeros de la Luz, pasado, futuro y presente; y con su intuición sobrenatural desarrolla la facultad de ser invisible o visible. Luego, en su predicación de la Ley, hace hincapié en la Sabiduría. Así, pues, el que es sabio en el estudio de tal Maestro sabe inmediatamente en que Reino se encuentra La Luz amable.

 

– Capítulo 64 del Evangelio del Profeta Mani, Edición de Duncan Greenlees