Tag: juicio

El Juicio Universal

Y entonces el Dios del Reino de la Sabiduría enviará Enviados a Oriente y Occidente; irán y recogerán a la humanidad – el Consolador y también los Oyentes; mientras que los malhechores, con aquellos de la misma malicia, llegarán ante el Señor de la Sabiduría. Además los demonios entrarán en su presencia, rendirán homenaje y llevarán a cabo sus órdenes. Ellos se apresurarán y hablarán así: “¡Somos imitadores de nuestros Dioses, y todos creen en esta doctrina que enseñamos a la humanidad, pero ellos seguirán en el amor de hacer el mal!” Además, los Elegidos que no pueden creer en la Religión, él también se venderá a si mismo a ellos. En ese momento, cuando las cosas en el mundo sean así, los Justos y los Pretendientes por igual serán procesados en la tierra y en el cielo.

 

Entonces los Justos dirán: «¡Oh Nuestro Señor, si tenemos algo oculto lo diremos ahora en tu presencia!” Para ellos el Dios del Reino de la Sabiduría les hará esta respuesta, “¡Miradme a mí y sed felices, mis hermanos y mis miembros! Porque tenía hambre y sed y distes comida y bebida, me había vuelto desnudo y fue vestido por ti, estaba atado y fui liberado por ti, y me convertí en un extraño y en un sin techo, pero fui tomado por ti dentro de la casa.” De tal manera ellos, los Justos y los Ayudantes se prostrarán y luego hablarán así: “Oh Señor, tú eres un Dios Inmortal al que ni la Codicia ni el deseo te pueden vencer, que se hace ni hambriento ni sediento, y el sufrimiento nunca llega sobre ti. ¿Cuándo fue que hicimos este servicio? “Entonces el Señor les dirá, “Todo lo que habeis hecho me lo habeis hecho a mi; ¡a vosotros os daré los frutos del Paraíso!” Él les dará una gran alegría. Aquellos a quienes él ha llamado al Reino de la Luz, su Justo y sus Vírgenes, él los ha hecho como los Ángeles.

 

Las ‘Cabras’ que están a su mano izquierda verán la Esperanza que él ha dado a los de su derecha; su corazón se alegrará por un momento, mientras que ellos piensan que la victoria de la ‘Oveja’ les llegará a ellos también. Luego se volverá a los que están a la izquierda, y les hablará y les dirá: “¡Apartaos de mí, malditos! ¡Id al Fuego hecho para el Enemigo y sus Poderes, porque yo he padecido hambre y sed, pero nunca ninguno de vosotros me ha ayudado!” A continuación él pondrá a Ángeles a cargo de los pecadores y ellos se los llevarán para mantenerlos y los tirarán al infierno. En cuanto a la “Muerte” el Enemigo, él entrará en la cadena en el calabozo de las almas de los que niegan y blasfeman, los que han amado la Oscuridad, y habrá noche oscura sobre ellos.

 

– El Capítulo 86 del Evangelio del Profeta Mani, Edición de Duncan Greenlees

 


Juicio Individual

La Deidad gloriosa de la Justicia envía el Alma ante el Juez de los Muertos y el Juez justo se apodera del Alma confusa que aparece como en un espejo. Se le situa en la Balanza su mérito es evidente, su mala acción revelada; ¡las obras hechas por sí mismo aparecen – la majestuosidad de la Tierra y el Agua no es feliz, el esplendor del Fuego y el Agua llora, el brillo de las Plantas y los Árboles se lamenta en voz alta! En ese día de peligro ni soborno ni regalo ni súplica servirán; ¡la Imagen del Padre, la Doncella de la Luz, es la única que puede ayudar en ese día! Los que están cerca del Rey son los Justos.

 

Si la Balanza se eleva, sus buenas obras superarán sus pecados cometidos y le levantarán al Jardín de la Luz. Aquellos que son realmente quienes hacen el bien, a ellos Él les premia la buena acción de acuerdo con su bondad, Él les da a ellos el Reino de la Luz y los hace herederos de la vida eterna – ellos serán perdonados porque ellos han perdonado a otros, pero ellos expiarán por todos los pecados que han cometido. ¡Ay de él, el Barco vacío que viene vacío a la Aduana, ellos le preguntarán cuando no tiene nada que dar! ¡Ay de él porque no hay nada a bordo! Será más o menos tratado como se merece y enviado de vuelta al renacimiento – ¡tendrá que sufrir lo que sufren los cadáveres!

 

“Oh Dioses, a Vosotros tengo que apelar; ¡todos los Dioses, en compasión quitad los pecados de mí! ¡Limpiad nuestras iniquidades, las cicatrices que se marcan en nuestra Alma! Hemos controlado la Tierra sin luz hemos conocido y comprendido nuestro Cuerpo y nuestra Alma. “

 

“¡Alza tu rostro, amado, y mira sobre mi cara! ¡Mira cómo te miro sin tal mirada malvada en mis ojos como me quedo mirando al pecador cuando es traido a mi juicio y declarado culpable! ¡Que vivas por siempre jamás! “

 

“¡Saludos, Juez justo, Poder fuerte, el Sendero de la Verdad, Espejo claro separando los absueltos de los condenados! ¡Vísteme en tu Ropa, dame la Guirnalda y el Premio! ¡Yo he vivido desde que oí tu voz dulce, Oh Juez cierto, Oh Glorioso!”

 

– Capítulo 76 del Evangelio del Profeta Mani, Edición de Duncan Greenlees