Tag: gnosticismo

Entrega Total

¡Mi Liberador en la alabanza del Dios adorable, santo Mani, ven entre los tres Hijos de Dios! Tú eres el Defensor a quien he amado desde mi infancia; ¡tu Luz brilla en mí como la lámpara de luz, porque tú me has conducido lejos de mí el olvido del Error, tú me has enseñado a bendecir a Dios y sus Luces! ¡Oh Dios dulce, piensa en este hijo de la Mente, el Oyente, el Alma afligida que te ha respondido! ¡Ven, Dios, mírame, tú eres mi Ayuda en esta hora de necesidad! ¡Oh santo Mani, portador de la Luz, crea paz en mí y rescata mi Alma de esta mundanería por medio del Sello completo de mi mano y boca y pensamiento!

 

Ahora perdóname mis ofensas, deja que mi llanto se convierta en júbilo, deja que tu Poder más glorioso vele por mí hasta que yo salga de mi cuerpo. ¡Yo no soy infiel hacia ti, no seas duro conmigo! Tú eres el Señor, yo soy tu siervo; ¡pon lejos de delante de ti todos mis pecados que he cometido en secreto y al aire libre! Deja que el gran Brillo venga y haga que el Camino sea iluminado delante de mí, deja que tus tres ángeles me traigan tus Prendas de vestir, tus Coronas y tus Guirnaldas; ¡deja que mi camino sea tranquilo, deja que una puerta se abra delante de mí hacia la Columna de la Gloria por la ley del Juez de la Verdad, déjame cruzar hacia las Naves de la Luz y que descanse para siempre!

 

Tú eres el Señor, la autoridad está en tu mano, tú has elegido mi Imagen y la has dejado libre, tú eres la Raíz del Bien. ¡Tu amor está conmigo, mi cuerpo del cuál yo soy señor! No tengo a nadei mayor que tú; tú eres más honrado que mi padre, yo te he amado más que a mi madre, tu amistad estaba en mi corazón más que mis hermanos y parientes.

 

Mira, mi Alma ha sido entregada en tu mano; he recibido toda mi vida y de tu gracia; la he dejado beber la leche de tu espíritu, tus escrituras y tus misterios me han criado; desde el comienzo de mi vida tú me has sellado con tu Esperanza y tu Nombre. Mira, mi cabeza está bajo tu carga; mira, mi cuello levanta tu fruta; ¡mira, mis ojos miran a tu belleza, mis oídos escuchan tu palabra! Mi corazón es un trono sobre el cual tú estás sentado. Mira, mis pies están en el Sendero de tu verdad junto con tu gran ejército; ¡déjame pertenecer a la camioneta de tu anfitrión, no me dejes ser de tus rezagados! ¡Fortalece con tu gracia mi cuerpo y mi espíritu, porque confío en tu Nombre, no me falles! Las tres puertas de mi cuerpo se abrirán con la Llave más gloriosa; mira, tú ha pagado el precio de mi espíritu; eres tú quien eres el buen Señor de mi espíritu hasta la eternidad de eternidades. ¡Desde eternidad a eternidad tú eres mi Dios!

 

– Capítulo 92 del Evangelio del Profeta Mani, Edición de Duncan Greenlees

 


Juicio Individual

La Deidad gloriosa de la Justicia envía el Alma ante el Juez de los Muertos y el Juez justo se apodera del Alma confusa que aparece como en un espejo. Se le situa en la Balanza su mérito es evidente, su mala acción revelada; ¡las obras hechas por sí mismo aparecen – la majestuosidad de la Tierra y el Agua no es feliz, el esplendor del Fuego y el Agua llora, el brillo de las Plantas y los Árboles se lamenta en voz alta! En ese día de peligro ni soborno ni regalo ni súplica servirán; ¡la Imagen del Padre, la Doncella de la Luz, es la única que puede ayudar en ese día! Los que están cerca del Rey son los Justos.

 

Si la Balanza se eleva, sus buenas obras superarán sus pecados cometidos y le levantarán al Jardín de la Luz. Aquellos que son realmente quienes hacen el bien, a ellos Él les premia la buena acción de acuerdo con su bondad, Él les da a ellos el Reino de la Luz y los hace herederos de la vida eterna – ellos serán perdonados porque ellos han perdonado a otros, pero ellos expiarán por todos los pecados que han cometido. ¡Ay de él, el Barco vacío que viene vacío a la Aduana, ellos le preguntarán cuando no tiene nada que dar! ¡Ay de él porque no hay nada a bordo! Será más o menos tratado como se merece y enviado de vuelta al renacimiento – ¡tendrá que sufrir lo que sufren los cadáveres!

 

“Oh Dioses, a Vosotros tengo que apelar; ¡todos los Dioses, en compasión quitad los pecados de mí! ¡Limpiad nuestras iniquidades, las cicatrices que se marcan en nuestra Alma! Hemos controlado la Tierra sin luz hemos conocido y comprendido nuestro Cuerpo y nuestra Alma. “

 

“¡Alza tu rostro, amado, y mira sobre mi cara! ¡Mira cómo te miro sin tal mirada malvada en mis ojos como me quedo mirando al pecador cuando es traido a mi juicio y declarado culpable! ¡Que vivas por siempre jamás! “

 

“¡Saludos, Juez justo, Poder fuerte, el Sendero de la Verdad, Espejo claro separando los absueltos de los condenados! ¡Vísteme en tu Ropa, dame la Guirnalda y el Premio! ¡Yo he vivido desde que oí tu voz dulce, Oh Juez cierto, Oh Glorioso!”

 

– Capítulo 76 del Evangelio del Profeta Mani, Edición de Duncan Greenlees

 


¡El Maestro del Mundo Ha Llegado!

Es una bendición informaros que el 21 de Febrero a las 11:45 PM en Nepal, el largamente esperado y profetizado Maestro del Mundo, también conocido como el Buda Maitreya, el Rey del Dharma, el Avatar Kalki, el Mesias, el Saoshyant y muchos otros nombres, ha aparecido finalmente en este mundo por última vez.

Fuimos informados por el Buda Shubkha hace unos días sobre esta ocurrencia monumental. Esto pasó de la manera en que tuvo que pasar. Informamos a todos los que pudimos dado el poco tiempo con el que disponíamos.

Me gustaría compartir con vosotros una cita de las Escrituras Maniqueas que hablan de este evento:

“Durante el declive de la Enseñanza Pura, en los días de oscuridad, un hombre de verdad y justicia aparecerá mandado desde el Cielo de las Luces al mundo de la materia. Es Él quien se preocupará de gran manera por el cuerpo de Maninaya de acuerdo con los poderes del Gran Espíritu que existen en Él y Su capacidad mientras habita un cuerpo físico.

Este hombre de justicia levantará, como nuestro maestro, la tierra del cuerpo de Maninaya, gradualmente y asistirá en llevar a sus habitantes a la perfección de la Luz Verdadera. Después de la perfección de la gente semilla, que son los elegidos y los oyentes, el mundo de la oscuridad se quedará atrás, eventualmente cayendo al abismo del cuál no hay retorno mientras que la gente semilla serán entregados a las manos del Maestro del Mundo en el Reino de los Cielos después de que la Llamada no se disperse por las tierras y a través de los grandes cuerpos de agua.

El mundo es como un árbol y las personas son como las frutas de un árbol. Aquellos que no tienen una propensión para recibir la luz curativa del Sol se pudren y caen al suelo. Cuando el Maestro del Mundo venga a coger el árbol para llevarlo al Reino de las Luces, sólo las frutas más duras se quedarán en sus ramas, y se mantendrán para siempre en la Presencia del Señor del Reino de los Cielos.” (Escrituras Maniqueas)

Vivimos en tiempos maravillosos. Aquellos que tengan oídos para escuchar, os invito a escuchar y comprender lo que está ocurriendo en este momento.

Los Ochos Métodos de Transmisión de la Tradición Maninaya

“Hay muchos que dicen ser maestros, gurus o guías espirituales. También hay otros grupos que dicen practicar ¨Maniqueísmo¨ y ¨Ming Jiao¨ (Mo-ni jiao, Mani-yana) bajo varios nombres y tradiciones. Pero para recibir la Transmisión de la Tradición Maninaya como un maestro totalmente cualificado, uno tiene que pasar por todos los ocho métodos bajo la supervisión cercana de un líder espiritual Maninaya. Estos ocho son:
1. Fe
2. Instrucción
3. Realización
4. Promesas
5. Otorgamiento de Poderes
6. Oral
7. Logro
8. Explicación”
*Eón Shubkha

Palabras del Eón Shubkha

“El Rukha Kaya (Espíritu Viviente) es un Amigo de todos aquellos que le llaman a Él en verdad y sinceridad. El Rukha Khaya es otro nombre para Mir Izgaddah, el Tercer Mensajero en Maninaya. La posición superior en el altar es en el nivel más alto en el medio, donde la presencia del Altísimo se ve representada.

Con un enfoque firme y una devoción firme, uno se puede acercar más y más a la parte central del altar ocupada for el Altísimo. De esta manera, una tiene que imaginar estar sentado al lado del Altísimo Maestro, al lado de Sus Pies Benditos, absorbiendo el conocimiento que Él da, a través del Rukha Khaya y al mismo tiempo a través de Mir Izgaddah, al díscipulo. Mir Izgaddah enseña a todos esos díscipulos que tienen un enfoque firme y una devoción firme, sin importar que sean Elegidos u Oyentes. No importa la sinceridad de las oraciones que hace uno ante el altar porque si uno no busca activamente la purificación de la oscuridad que está dentro de la mente y corazón humano, sus oraciones serán como polvo que cae de una mesa al suelo.

No pienses que el Gran Maestro, Mir Izgaddah, abandonará a aquellos que Él consider Sus Amigos. Hacerse amigo de Mir Izgaddah es aceptar Su Enseñanza, Su Gracia y Sus Provisiones y actuar sobre aquello que Él instruye sobre todas las cosas. La Fe es amiga del hombre que busca hacer la volunta de Mir Izgaddah. La duda es enemiga del hombre al que le falta cultivar la fe apropiada en Dios. La Fe es como una escalera sólida sobre un río ancho y turbulento que le permite a uno alcanzar la Otra Orilla. La duda es como un barco de madera antiguo lleno de agujeros que hace que uno que caiga a las profunidades del río. Mir Izgaddah sostiene a aquellos que sostienen su fe en Él y en Su Enseñanza. Como el viento que es siempre invisible, pero se siente en la piel de la cara, Il Ya, aunque no es físicamente visible por el ojo humano, siempre está presente y puede ser sentido dentro de tu alma.

La purificación inicial del corazón, mente, ojos y manos viene a través de la sabiduría generada por la oración verdadera, el estudio de la escrituras Maninaya y la perseverancia en la eliminación de los apegos. La verdadera purificación de la materia, que es la separación de la luz de la oscuridad, llega a través de la unidad del Tercer Mensajero. Si las ofrendas en tu corazón no son limpias, las ofrendas en tu altar están podridas y no tienen ningún valor. Ve y purifica tu corazón antes de aparecer ante el altar de Il Ya. Busca transformarte al Camino de la Perfección. Hazte lo que fuiste al principio.

De esta manera volverás a la Fuente Divina de donde has originado. Habiendo establecidof firmemente tu fe y confianza en el Tercer Mensajero, habiendo abandonado deseos y apegos malvados, habiendo eliminado toda la oscuridad de tu alma – tu irás en su momento al Reino de las Luces que está más allá del mundo de la oscuridad y la materia, donde la Enseñanza Pura abunda, donde todas las formas de seres iluminados caminan en el Camino de la Perfección, aprendiendo la Enseñanza Pura sin ningún obstáculo.

El principio de este proceso de transformación al Camino de la Perfección es la cultivación de las virtudes y el cambio interno y externo de las diferentes características.” (Palabras del Eón Shubkha)