Tag: Dios Padre

El Sabbath Practicado por los Maniqueos

“Si no guardas el Sabbath como Sabbath, no verás al Padre.”  (Karuzuta d’Mar Tuma)

El Karuzuta d’Mar Mani (el Evangelio de Mar Mani del Libro Sagrado Maniqueo de la Luz) habla sobre el Sabbath en el Capítulo 42.  Nuestra palabra Aramea para el Sabbath es “Shabta” e indica “descanso” durante el séptimo día de la semana. Para los Maniqueos es Sabbath es desde la puesta del sol del Viernes hasta la puesta del sol del Sábado, sin importar en que parte del mundo vivamos. En un mensaje comunicado el verano del año pasado, el antiguo Patriarca Terrenal de la Santa y Antigua Iglesia Maniquea dijo que los Maniqueos “guardan el Sabbath, que empieza el anochecer de los Viernes y acaba al anochecer de los Sábados porque así hemos sido instruidos directamente por Mir Izgadda, Melekh Shubkha, Isho y el mismo Mani.” En algunos lugares del mundo, los calendarios tienen el Lunes como el primer día y esto hace que el Domingo sea el séptimo día. Aunque esto sea el caso en tu país, los Maniqueos siempre guardan el Sabbath desde el anochecer del Viernes al anochecer del Sábado.

En el Capítulo 42 del Karuzuta vemos una descripción de quienes son los Oyentes y cuales son sus obligaciones y deberes para ser considerados verdaderos Oyentes. Guardar el Sabbath, sin embargo, es una obligación para todos los Maninaye (Maniqueos), ya sean hermanos, hermanas, Elegidos, Oyentes, clérigos o seglares.

El Capítulo 42, Verso 1 dice que “tenemos que guardar los Sabbaths del año” y descansar “de las obras del Mundo.” Los Maniqueos también son obedientes a la hora de observar lo que el Libro Sagrado llama “la pureza del Sabbath, controlando su deseo por su pareja, manteniendo su cama pura por medio de la abstinencia.” Los Maniqueos son muy cuidadosos de preservar “la pureza del Sabbath” absteniéndose de cualquier clase de actividad sexual durante este día sagrado.

Algunos de los hermanos/as tienen la costumbre de encender una sola vela justo antes de la puesta del sol del Viernes, seguido de oraciones de acción de gracias, de protección y canciones de alabanza a Abba d’Rabbuta (el Padre de la Grandeza). Durante el Sabbath, los que pueden se reúnen para adorar al Único Dios del Cielo y honrar al Espíritu Viviente y sus diversas manifestaciones, como Mar Mani. El antiguo Patriarca  Terrenal dijo: “Aunque los Maniqueos pueden reunirse y orar en cualquier día de la semana, hay un día que se reserva como Sagrado y muy auspicioso y ese es el Shabta.”

Otras personas que puedan encontrarse en una situación en la que están aislados de otros hermanos y hermanas, que son incapaces de reunirse regularmente para adorar a Dios, pasan el Sabbath en la contemplación, la meditación y la oración. También podemos utilizar este tiempo para estudiar nuestros textos Sagrados y para leer diversas lecciones basadas en las Escrituras y sobre diversos temas.

El Sabbath es un tiempo para descansar “de las obras del Mundo.” (Karuzuta 42:1) Ningún Maniqueo desea perder el tiempo que se le ha concedido para descansar en la Presencia de nuestro Dios. Utilicemos nuestro tiempo sabiamente, ya sea en comunión con nuestros queridos hermanos y hermanas, o en soledad silenciosa con el Espíritu Viviente.

Dios, Padre Supremo de la Luz

Él es el Padre de la Grandeza, el Glorioso que es adorado, para cuya grandeza no hay medida, que es el Primer Eterno, quien estaba antes que todo lo que ha sido y lo que será, la Raíz de toda las Luces, el Rey en la sabiduría del incomparable Rocío Dulce. Su delicado y maravilloso Resplandor brilla dentro y fuera y no es ignorante de nada; Él reúne y recoge la realización de buenas acciones, …nos puede hacer igual a los muchos Santos.

 

Sus doce ‘Horas’, Sus doce Doncellas que le rodean, las Victorias llenas de guirnaldas que dan adoración a su Rey, sus arpas en sus manos, los laúdes en sus palmas, mientras le cantan al Padre Oculto – ¡los Mensajeros que han terminado su curso corriendo en la alegría te glorifican a Ti mientras van a la Luz a por sus guirnaldas! No hay otro Dios en absoluto.

 

Los frutos del Árbol Bueno son Jesús el gran Amanecer de la Gloria, el padre de todos los Mensajeros; su Reflejo es la santa Iglesia; su Intelecto es la Columna de la Gloria, el Hombre Perfecto; su Percepción es el Primer Hombre, que habita en la Nave del Agua Viviente; su Pensamiento el Tercer Enviado, que habita en la Nave del Fuego Viviente que brilla bajo el Sol; mientras que la Mente es el Padre que vive en la Grandeza que se ha perfeccionado en los Eones de la Luz.

 

Mira, los ‘Cuatro Días son los siguientes: Dios, la Luz, el Poder, y la Sabiduría – Dios, que está en los Eones, y la Luz que está sobre ellos, el Poder que mantiene el ‘Todo’, la santa Sabiduría que se encuentra en la Iglesia.

 

– Capítulo 13 del Evangelio del Profeta Mani, Edición de Duncan Greenlees