El Cuerpo

Capítulo 11.
El Cuerpo

1. Un cuerpo es sólo una cáscara para una fase particular de la vida. Una vez
que esta fase se acaba, sabed que el cuerpo es menos importante que
el alma.

2. El cuerpo sólo va a un sitio – la tumba, pero el
alma tiene opciones y los resultados son eternos.

3. Mientras que las fuerzas de la oscuridad moldearon el cuerpo en el que
vuestra alma habita, fue por la gracia del Padre de
Luces que sois capaces de hablar y de moveros.

4. Aunque el cuerpo no es tan importante como el alma, es el
cuerpo el que os hace cometer errores y el que causa dolor
a la Cruz de Luz y el que causa dolor a vuestra alma.

5. Por lo tanto, arrepentíos a menudo, pedid perdón y haced
ofrendas de Limosna a través de los Elegidos Intercesores. Porque son
los Elegidos Intercesores los que fueron divinamente nombrados en
la tierra para interceder por vuestras transgresiones;
sin embargo, no podéis recibir plena intercesión sin
dar Limosna – esto es un plan divino establecido
por Abba d’Rabbuta.

6. No os preocupéis por qué ropa os vais a poner
sobre vuestro cuerpo o qué tipo de sandalias os vais a
poner en vuestros pies. En cambio, preocupaos por la
perfección de vuestra alma.

7. Los Seres Celestiales son muy conscientes de vuestras necesidades
y harán provisiones para vosotros de muchas maneras diferentes –
especialmente a aquellos que permanecen fieles en la obra divina
y no permiten que la duda penetre sus corazones.


Las Enseñanzas de Mir Izgadda