Abba d’Rabbuta (El Padre de la Grandeza)

Capítulo 1
Abba d’Rabbuta (El Padre de la Grandeza)

1. Gloria y victoria a Abba d’Rabbuta (El Primer Padre),
el Dios de la Verdad. Los Hijos de la Luz tienen que
adorar al Gran Padre.

2. Alza tu voz cantando al Padre de la Grandeza, porque
Él es la Verdadera Fuente de la Luz y de la Verdad,
el Gran Consolador que da descanso en Sus alas.

3. Que todos los que invocan el Nombre de nuestro Dios
en verdad tengan un Shabta (sábado) bendito.

4. Abba d’Rabbuta, el Dios Supremo, está más allá de la
Creación, más allá del espacio y del tiempo y vive
más allá de los cielos.

5. Abba d’Rabbuta no siempre se involucra en los
asuntos de la creación; en vez Dios Todopoderoso ha nombrado
sirvientes celestiales que ayudan a la humanidad en
diversas funciones.

6. Ningún ser humano ha visto al Gran Padre, pero Él
se da a conocer a través de Su Hijo Viviente que sirve
como un espejo de Abba d’Rabbuta.

7. La humanidad, en su estado caído, mientras que esté en la carne (el cuerpo) es
incapaz de ver a Abba d’Rabbuta sin morirse.

8. Servid al Gran Padre de todo corazón – no
sólo bajo mandato, sino por el deseo de vuestro propio
corazón.

9. El Gran Padre no abandonará a ninguno de los que andan en el camino de la
Verdad.

10. Su Hijo y Sus diversos servidores celestiales (los Cinco
Hijos Brillantes) y los Elegidos Intercesores llevan las oraciones y
peticiones de los Hijos de la Luz al Trono del Altísimo
que está por encima de los cielos y presentan tales oraciones y peticiones a
Abba d’Rabbuta.


Las Enseñanzas de Mir Izgadda