Lecturas del Libro Sagrado para el Viernes, 21 de Agosto, 2015

Víspera: Velas

Oración antes de Abrir el Libro Sagrado de Luz

“Padre de la Grandeza, Il’Ya, Dios Santísimo de la Luz,

Que tu Gran Nombre sea alabado y honrado en toda la tierra.

Dios de la Luz, Il‘ Ya, Oh Gran Padre más allá del tiempo y de la creación,

Te doy gracias por este tiempo y por la oportunidad de aprender el Camino de la Luz.

Señor de los Cielos, abre mi corazón para recibir estas enseñanzas sagradas.

Señor de los Cielos, aclara mi mente para discernir estas palabras sagradas.

Señor de los Cielos, limpia mis manos para tocar estas joyas preciosas.

Señor de los Cielos, purifica mi voz para decir estas verdades sagradas.

Amin

Evangelio de Mar Mani Capítulo 60

1. La palabra que hiere es la siguiente: Cuando un hombre dice una palabra con deseos de asesinar a otro hombre o con deseos de matar a animales o a árboles innecesariamente, y la Cruz de Luz, la palabra mentirosa, y la de ira y la de furia, o una palabra corrupta y brutalmente obscena, o una palabra pendenciera que uno lanza contra su hermano – esta es la palabra hiriente.

2. Porque esto es la Ira, que encuentres ocasión para desear una mala obra en la que hay pecado.

3. Es correcto que el hombre mire al suelo en el momento cuando camina por un camino, ya sea que no pise sobre la Cruz de Luz y destruya las buenas plantas (destrozando plantas que podrían haber sido utilizadas como una fuente de alimento); es especialmente por el animal, no sea que lo pise y lo mate con su pie.

4. Pero soy yo el que con voz alta te dice que todo hombre de los Elegidos justos que camina en un camino por el bien de la obra de Dios, o si camina sobre la tierra, aun cuando aplasta con la planta de su pie a la Cruz de la Luz, no hay pecado en él, sino que todo su camino es una guirnalda y una hoja de palma, porque no anda en su propio deseo, ni tampoco corre con el deseo de ganancia y de cosas frívolas cuando pisa sobre la tierra y la Cruz de Luz.

5. No tendrá resentimiento contra ti con odio e ira, porque sabe que caminas sobre ella para el descanso y la curación, para predicar sobre ella y para revelar sus misterios.

Oración después de haber Leído y Estudiado el Libro Sagrado

“Dios Santo, Padre de la Grandeza, Señor de los Cielos Supremo, por favor dame la fuerza para que el conocimiento que reciba a través del Libro Sagrado se extienda a todos los pueblos a lo largo de toda la tierra, en cada isla, dentro de cada nación y sobre todas las montañas. Que tu Nombre sea alabado y glorificado por todas las lenguas de todas las naciones. Amin.”