Lecturas del Libro Sagrado para el Viernes, 10 de Junio, 2016

Día de los Diez Mandamientos

Oración antes de Abrir el Libro Sagrado de Luz

“Padre de la Grandeza, Il’Ya, Dios Santísimo de la Luz,

Que tu Gran Nombre sea alabado y honrado en toda la tierra.

Dios de la Luz, Il’Ya, Oh Gran Padre más allá del tiempo y de la creación,

Te doy gracias por este tiempo y por la oportunidad de aprender el Camino de la Luz.

Señor de los Cielos, abre mi corazón para recibir estas enseñanzas sagradas.

Señor de los Cielos, aclara mi mente para discernir estas palabras sagradas.

Señor de los Cielos, limpia mis manos para tocar estas joyas preciosas.

Señor de los Cielos, purifica mi voz para decir estas verdades sagradas.

Amin

Lectura Diaria: Evangelio de Mar Mani 83

1. En el momento en que toda la Luz en el universo ha sido purificada y refinada, Yisho el Niño, que es la Imagen de la Palabra Viviente (Mihr Yazd) en sus dos personas, que es la Llamada y el Oído que hay en los Elementos que están mezclados – es él quien hace una separación entre el bien y el mal.

2. Una vez más, al final se unió con ellos, se puso de pie en silencio, sacó hacia arriba las Chispas de Luz hasta el último momento cuando él deberá despertar y ponerse en el Gran Fuego, y recoger a su propia Alma (todos los redimidos reunidos con y en él) para sí mismo y formarse a sí mismo en esta Última Estatua*, que es la última Hora del Día, el momento en que la Última Estatua subirá arriba hacia el Eón de la Luz.
* (DG marg. “Un término técnico para la Imagen perfecta de Dios que será revelada al Final”)

3. Y le encontrarás depurando y refinando de sí mismo esta impureza que es ajena a él, pero la Luz y la Vida que se encuentran en todo él las reúne en sí mismo y las pone sobre su cuerpo.

4. Cuando esta Última Estatua esté completa en todos sus Miembros, entonces aparecerá y descenderá en esa gran lucha a través del Espíritu Viviente, su Padre.

Oración después de haber Leído y Estudiado el Libro Sagrado

“Dios Santo, Padre de la Grandeza, Señor de los Cielos Supremo, por favor dame la fuerza para que el conocimiento que reciba a través del Libro Sagrado se extienda a todos los pueblos a lo largo de toda la tierra, en cada isla, dentro de cada nación y sobre todas las montañas. Que tu Nombre sea alabado y glorificado por todas las lenguas de todas las naciones. Amin.”