Lecturas del Libro Sagrado para el Sábado, Octubre 11, 2014

Cuarto Shabta

Oración antes de Abrir el Libro Sagrado de Luz

Padre de la Grandeza, Il’Ya, Dios Santísimo de la Luz,

Que tu Gran Nombre sea alabado y honrado en toda la tierra.

Dios de la Luz, Il‘ Ya, Oh Gran Padre más allá del tiempo y de la creación,

Te doy gracias por este tiempo y por la oportunidad de aprender el Camino de la Luz.

Señor de los Cielos, abre mi corazón para recibir estas enseñanzas sagradas.

Señor de los Cielos, aclara mi mente para discernir estas palabras sagradas.

Señor de los Cielos, limpia mis manos para tocar estas joyas preciosas.

Señor de los Cielos, purifica mi voz para decir estas verdades sagradas.

Amin

Primera Lectura: Mitnaranuta d’Mir Izgadda Capítulo  7

La Mala Asociación

1. Acercaos a los que son de la misma fe – porque son vuestros verdaderos hermanos y hermanas y vuestras verdaderas madres y padres.

2. No os enredéis en el mundo debido a la mala asociación con aquellos que no aprecian la Luz.

3. La malvada usará a vuestra familia y a vuestros amigos para alejaros de Dios, pero hagáis lo que hagáis, permaneced fuertes en vuestra fe y en el servicio en la Luz.

4. Si los que os rodean os están controlando vuestra vida y vuestras emociones de una manera negativa, detrayendo de vuestro servicio a Dios, puede ser el momento de alejaros de tales personas.

5. No hay ninguna verdad en el mundo. No es vuestro verdadero hogar. No hay luz que se pueda generar a partir de la oscuridad.

6. Nunca os asociéis con aquellos que prefieren difamar al Nombre de Abba d’Rabbuta o a mi siervo Mani o a cualquiera de los otros Mensajeros en vez de oír incluso una buena palabra de verdad.

Segunda Lectura: Karuzuta d’Mar Mani Capítulo  15

1. La Fuente de toda bendición y de todas las oraciones es la Ima d’Khaya (Madre de la Vida), la Primera Madre que ha venido del Padre y apareció por primera vez, la Gloriosa que es la Fuente de todas las Emanaciones que han venido a este mundo.

2. Sepan que los granos de polvo de la tierra pueden ser medidos, con todo el universo, uno puede contar el polvo de la tierra año tras año y el número de los granos de arena del mundo entero; pero la longitud de tiempo que el Gran Espíritu pasó en el Padre, el Primero, eso uno no puede contar.

3. Primero, la formó de esta manera, la mantuvo en Sus Aposentos internos en calma y en silencio; pero cuando era necesitada, entonces la llamó y salió de Abba d’Rabbuta; ella cuidaba de todos sus Eones de la Gran Luz.

Tercera Lectura: Epístola Fundamental Capítulo 7

1. Aquellas almas que por amor al mundo se han olvidado de su primera naturaleza brillante y se han convertido en enemigos de la Luz Sagrada y se han armado abiertamente a la ruina de los Elementos Sagrados, y se han sometido al espíritu ardiente, e incluso por su cruel persecución han encarcelado a la Santa Iglesia y a los Elegidos incluidos en ella que observan los Preceptos Divinos, serán excluidos de la dicha y de la gloria del Mundo Santo el Reino de la Luz.

2. Y debido a que se han dejado dominar a si mismos por el mal, continuarán en la misma raza del mal esa tierra pacífica y las regiones inmortales siéndoles prohibidas a ellos.

3. ¿Entonces, qué les vendrá a ellos cuando se han encadenado a sí mismos de esta manera debido a las malas acciones, de manera que están alejados de la vida y de la libertad de la Luz Sagrada?

4. No pueden por tanto ser recibidos en esos reinos pacíficos, pero serán aprisionados en el Bulto horrible, sobre el que, además, se debe de poner un guardia.

5. Donde también las mismas almas se aferrarán a esas cosas que han amado, quedándose atrás en el mismo Bulto de la Oscuridad, acabando en él porque se lo merecen.

6. Porque ellos ni se han preocupado de saber estas cosas, ni se han retirado del mismo cuando se les dio tiempo.

Oración después de haber Leído y Estudiado el Libro Sagrado

Dios Santo, Padre de la Grandeza, Señor de los Cielos Supremo, por favor dame la fuerza para que el conocimiento que reciba a través del Libro Sagrado se extienda a todos los pueblos a lo largo de toda la tierra, en cada isla, dentro de cada nación y sobre todas las montañas. Que tu Nombre sea alabado y glorificado por todas las lenguas de todas las naciones. Amin.”