Lecturas del Libro Sagrado para el Sábado, Agosto 16, 2014

Quinto Shabta

Oración antes de Abrir el Libro Sagrado de Luz

Padre de la Grandeza, Il’Ya, Dios Santísimo de la Luz,

Que tu Gran Nombre sea alabado y honrado en toda la tierra.

Dios de la Luz, Il‘ Ya, Oh Gran Padre más allá del tiempo y de la creación,

Te doy gracias por este tiempo y por la oportunidad de aprender el Camino de la Luz.

Señor de los Cielos, abre mi corazón para recibir estas enseñanzas sagradas.

Señor de los Cielos, aclara mi mente para discernir estas palabras sagradas.

Señor de los Cielos, limpia mis manos para tocar estas joyas preciosas.

Señor de los Cielos, purifica mi voz para decir estas verdades sagradas.

Amin.”

Primera Lectura: Mitnaranuta d’Mir Izgadda Capítulo 44

Ima d’Khaye (La Madre de la Vida)

1. La Fuente de toda bendición y de todas las oraciones es la Madre de la Vida.

2. Ima d’Khaye se apresura a proteger a los que están cerca de Abba d’Rabbuta.

3. La humanidad, que camina en el mundo de la oscuridad, está privada de la presencia de Ima d’Khaye porque no busca hacer la Voluntad del Gran Padre y debe buscar el perdón a través del arrepentimiento verdadero y a través de la intercesión por los Elegidos Intercesores.

Segunda Lectura: Karuzuta d’Mar Mani Capítulo 54

1. En estas tres cosas se encuentra la Perfección: en los Mandamientos en la Sabiduría y en el Amor, porque todo el pueblo de Dios alcanza la perfección a través de estos.

2. Por esta razón vamos a orar y a suplicar a Dios que nos ha elegido para que Él pueda hacernos perfectos en Su Camino.

3. Alejaos de las artes mágicas y de los conjuros de la oscuridad, porque el que los aprenda y los practique y los realice, finalmente, dónde encadenen al rey de los de la oscuridad, ahí también será encadenado el que los practica y camina en tales artes del error.

4. Con sabiduría y habilidad fortaleceros a vosotros mismos alrededor de las puertas* del cuerpo no sea que el pecado** que habita en el cuerpo prevalezca sobre vosotros y os quite vuestra Luz y la extinga en muchos lugares y la rompa por todas partes en todas las maneras.

* [los sentidos y los órganos]

** [oscuridad]

5. Así que no dejéis que os pase esto a vosotros, pero sed unas personas vigilantes y firmes en vuestra fe y en la Verdad.

6. ¡Estad preparados para todo, para que vuestro descanso y vuestro final puedan ser con Él por cuya Señal y Esperanza esperáis!

7. Sed siempre firmes y fuertes a la hora de mantener los Preceptos y los Ritos; dad limosna y practicad siempre el ayuno, la adoración, la alabanza y la recitación.

8. Cantad las palabras de la Ley Justa sin parar, leed y estudiad con entusiasmo, discriminad con vuestra sabiduría y aceptad los Mandamientos Puros.

9. Mantened siempre ante vosotros los Tres Pilares de la Santa Fe: la Escritura, la Tradición y la Revelación.

10. Sed siempre limpios y puros en las obras del cuerpo, la boca y la mente;

11. También practicad con sinceridad obras bondadosas, sed suaves y amables, aguantad las humillaciones, y purificad todas vuestras raíces.

12. Seguid buenas normas y hábitos y decidid descansar vuestras mentes en el Lugar de la Liberación; ¡saltad de alegría y manteneos firmes en la Religión de la Justicia!

13. Todos estos son los remedios para los Cuerpos de Luz; si hacéis estas cosas y no dormís, iréis arriba y veréis la Tierra de la Luz.

14. Si realmente ayunáis, seréis llevados al Jardín de la Luz.

15. Si vuestros ojos no hacen una mirada malvada, seréis sentados bajo la sombra del Jardín de la Luz.

16. Si vuestra boca dice la verdad, los Seres Divinos os mostrarán sus diversas imágenes.

17. Si vuestras manos están libres de la violencia, la súplica de vuestra voz se oirá.

18. Si vuestro corazón está firme, ellos os levantarán y os pondrán de pie en medio de ellos.

19. Si vuestros pies caminan en el Camino de la Verdad, os harán uno de ellos.

Tercera Lectura: Malpanuta d’Slikhe Capítulo 44

1. Hay dos caminos, uno de Luz y uno de oscuridad – es decir, uno de vida y uno de muerte; sin embargo, hay una gran diferencia entre estos dos caminos.

2. El Camino de la Luz, entonces, es el siguiente: En primer lugar, amarás a Ilaha quien te dio la vida; en segundo lugar, amarás a tu prójimo como a ti mismo; y nunca harás a los demás lo que no quieres que otros te hagan a ti.

3. Y de estos dichos la enseñanza es la siguiente: bendeciréis a todos los que os maldicen, y rezaréis por vuestros enemigos, y ayunaréis por todos los que os persiguen.

4. ¿Para qué sirve si amáis sólo a los que os aman? ¿No hacen los gentiles lo mismo?

5. Pero vosotros amaréis a los que os aborrecen; y no tendréis un enemigo.

6. Absteneos de los deseos carnales y mundanos. Si alguien os golpea en la mejilla derecha, dadle la otra también; esta práctica os llevará a la perfección.

7. Si alguien os pide ir una milla, id con él dos en su lugar.

8. Si alguien te quita la capa, también dale el abrigo.

9. Si alguien toma algo que os pertenezca, no demandéis para que lo devuelva porque ¿qué bien podéis hacer con ello en primer lugar?

10. Dad a todos vuestros hermanos y a todos los que tienen necesidad y os piden ayuda, y no pidáis nada a cambio; porque Abba d’Rabbuta quiere que demos a todos de nuestras propias bendiciones que son dones gratuitos.

11. Feliz el que da conforme al mandamiento porque él es inocente.

12. Ay del que recibe, porque si uno teniendo necesidad recibe, él está libre de culpa, pero el que recibe sin tener una verdadera necesidad, deberá pagar la pena, por qué recibió y para qué, y, entrando en el confinamiento, será examinado sobre las cosas que él ha hecho, y no escapará hasta que devuelva el último centavo.

13. Pero también ahora acerca de esto, dejarás que tus Limosnas suden en el agarre firme de la palma de tus manos, hasta que sepas a quién se las debes dar.

14. El segundo de los Mandamientos de la Enseñanza es este:

15. No cometerás asesinato.

16. No cometerás adulterio.

17. No cometerás pederastia.

18. No fornicarás.

19. No robarás.

20. No practicarás la magia.

21. No practicarás la brujería.

22. No matarás a un niño por aborto ni matarás a un niño que ha nacido.

23. No desearás tener las posesiones de tu prójimo.

24. No perjurarás.

25. No darás falso testimonio.

26. No maldecirás.

27. No guardarás rencor.

28. No serás de doble ánimo ni de doble lengua porque tener doble lengua es una trampa que te llevará a tu muerte.

29. No dirás falsedades, ni hablarás en vano, sino que te harás completo a través de las acciones.

30. No serás deseoso de las posesiones de otros, ni codicioso, ni un hipócrita, ni dispuesto a actuar de manera malvada, ni engreído.

31. No harás el mal contra tu prójimo.

32. No odiarás a ningún hombre, pero a algunos les tendrás que reprender, y a algunos los tendrás en tus oraciones, y hay otros a los que amarás más que a tu propia vida.

33. Y a estos mandamientos Maran Mani, el Apóstol de la Luz, y Mensajero Divino, ha añadido para la perfección espiritual de los Oyentes y de los Elegidos:

34. Adorarás al Dios Único y no adorarás ídolos; no te inclinarás ante objetos físicos o ideales para adorarlos.

35. No serás deshonesto en tu comportamiento.

36. No serás avaricioso.

37. No asesinarás a un hombre, una mujer o un niño/a, ni abortarás a un bebé, y no matarás a cualquier tipo de vida innecesariamente incluyendo a los animales y las plantas.

38. No serás infiel a tu marido o a tu mujer.

39. No robarás.

40. No seducirás a alguien para luego engañarle.

41. No practicarás la magia.

42. No cometerás hipocresía en tus maneras.

43. Buscarás la paz y serás justo con todos sin importar la etnia, color, nacionalidad, creencias religiosas, o sexualidad de la persona.

44. Y los Shlikhé de Isho también dijeron: Hijo mío, huye de todo lo que es malvado y todo lo que se asemeja al mal.

45. No vivas una vida llena de ira, porque la ira conduce al asesinato, ni seas celoso, ni polémico, ni iracundo, porque todas estas cosas no son propias de un seguidor de los Mensajeros Divinos.

46. Hijo mío, no te llenes de lujuria, porque la lujuria lleva a la fornicación, ni hables de mala manera ni tengas los ojos levantados porque todas estas cosas llevan a la infidelidad y no son propias de un seguidor de los Mensajeros Divinos.

47. Hijo mío, no seas uno que trata con la brujería porque estas prácticas conducen a la idolatría, ni seas un hechicero ni adores a las estrellas y a los signos ni seas un mago, y no busques a los que practican estas cosas ni permanezcas en su compañía; pues todas estas cosas conducen a la idolatría y no son propias de un seguidor de los Mensajeros Divinos.

48. Mi hijo, no hables mentiras, ya que el mentir lleva al robo, ni seas codicioso ni presumido, porque todas estas cosas llevan al robo y no son propias de un seguidor de los Mensajeros Divinos.

49. Mi hijo, no tengas la costumbre de murmurar, ya que esto lleva a la blasfemia, ni seas obstinado, y no seas como uno que piensa malos pensamientos; porque todas estas cosas hacen que se desarrolle la blasfemia.

50. Se manso, porque es el manso quien heredará la tierra, como fue prometido por Isho el Mensajero Divino.

51. Se paciente cuando sufras injusticias y se compasivo y sin engaño y se pacífico y amable a todos, siempre prestando mucha atención a lo que has oído.

52. No te exaltarás a ti mismo, ni te permitirás a ti mismo ser audaz.

53. No caminarás con los soberbios, sino que permanecerás en la compañía de los justos y humildes.

54. Cualquiera que sean las pruebas y tribulaciones que vengan sobre ti, las recibirás para tu propio bien, sabiendo que nada se lleva a cabo sin el conocimiento de Zurvan.

55. Hijo mío, te acordarás del que te enseña la Palabra de la Verdad, día y noche, y deberás honrarlo como lo harías con cualquiera de los Mensajeros Divinos, porque cada vez que y dondequiera que se hable la Palabra de la Verdad, al menos uno de los Mensajeros Divinos está presente en ese lugar.

56. Además, cada día deberás buscar a la gente que está caminando en el sendero de la virtud, para que en su presencia encuentres descanso en sus palabras y compañía.

57. No causarás un cisma, sino que deberás ser pacífico con los que siempre están tratando de provocar controversia; decidirás sobre todas las cuestiones de una manera justa, y que no serás parcial entre las personas cuando reprendiéndoles por transgredir los Mandamientos que se han dado para tu beneficio y para la perfección de tu alma.

58. No dudarás si una cosa será o no será – porque los Mensajeros Divinos han enseñado que la duda es como un gran barco que se hunde al fondo del océano.

59. No te encuentres con tus manos extendidas para recibir dinero en todo momento, pero mételas adentro para dar.

60. Si tienes algo, a través de tus manos darás redención de tus pecados.

61. No debes dudar a la hora de dar, ni murmurás cuando des, o sabrás quién es el buen empleador.

62. No te alejes de los que tienen necesidad; más bien, comparte todo con tus hermanos y hermanas, y no digas que son tus propios bienes – porque todas las cosas buenas descienden de Abba d’Rabbuta, el Rey Supremo de Luces.

63. Pues si participáis en aquello que es inmortal, ¿cuánto más en lo que es mortal? No quites la mano de tu hijo o hija; sino enseñarles la profunda reverencia a Zurvan desde su juventud.

64. No mandes a tus siervos hacer algo mientras estés enfadado, porque tienen fe en el mismo Ilaha, porque pueden ofenderse y dejar de reverenciar a Ilaha que está por encima del maestro y del siervo; porque Él no viene a llamar según las apariencias externas, sino a todos aquellos quien el Rukha d’Hemanuta (el Espíritu de la Verdad) ha preparado.

65. Y vuestros siervos se someterán a vuestros amos porque ellos son vuestro señor, con modestia y reverencia. Despreciarás toda hipocresía y todo lo que no es agradable a Zurvan.

66. Nunca renunciarás a los Mandamientos de la Santa Fe; pero mantén lo que has recibido, sin añadir cargas adicionales a tus hermanos o sobre ti mismo, o enseñando en contra incluso uno de los más pequeños de los Mandamientos.

67. Porque fue Maran Isho quien dijo que si alguien enseña contra los Mandamientos, ese se llamará pequeño en el Reino de la Luz.

68. En compañía de vuestros hermanos confesaréis vuestros pecados, y nunca diréis una oración mientras tengáis una mala conciencia.

69. Este es el camino de la vida.

Oración después de haber Leído y Estudiado el Libro Sagrado

Dios Santo, Padre de la Grandeza, Señor de los Cielos Supremo, por favor dame la fuerza para que el conocimiento que reciba a través del Libro Sagrado se extienda a todos los pueblos a lo largo de toda la tierra, en cada isla, dentro de cada nación y sobre todas las montañas. Que tu Nombre sea alabado y glorificado por todas las lenguas de todas las naciones. Amin.”

Leave a Reply