Lecturas del Libro Sagrado para el Sábado, 7 de Mayo, 2016

Shabta

Oración antes de Abrir el Libro Sagrado de Luz

“Padre de la Grandeza, Il’Ya, Dios Santísimo de la Luz,

Que tu Gran Nombre sea alabado y honrado en toda la tierra.

Dios de la Luz, Il’Ya, Oh Gran Padre más allá del tiempo y de la creación,

Te doy gracias por este tiempo y por la oportunidad de aprender el Camino de la Luz.

Señor de los Cielos, abre mi corazón para recibir estas enseñanzas sagradas.

Señor de los Cielos, aclara mi mente para discernir estas palabras sagradas.

Señor de los Cielos, limpia mis manos para tocar estas joyas preciosas.

Señor de los Cielos, purifica mi voz para decir estas verdades sagradas.

Amin

Lectura Diaria: Evangelio de Mar Mani 49

1. Desde que me aprisionaron en la carne, olvidé mi divinidad; como un pájaro en una trampa, también estoy yo mientras que esté en el cuerpo de la muerte, la morada de los ladrones, sobre el cuál todo el mundo ha llorado.

2. La Mente en sí es grande y sublime, pero se hace torcida y pequeña debido a este cuerpo pequeño y despreciable, haciendo que sea torpe y soñoliento y que pierda todos mis sentidos.

3. No estoy enfermo de corazón por los cuerpos, sino por el tesoro de los Vivos que se aloja en ellos, porque ellos son llamados los esclavos de la carne de la muerte.

4. El cuerpo impide que el alma se eleve; es una prisión y una gran pena para el alma; es la puerta de entrada de todos los infiernos y de los renacimientos en los reinos astrales inferiores.

5. Mientras estamos en el cuerpo, estamos lejos de Dios*, peregrinando en la tierra, el descanso no nos ha sobrepasado porque estamos alojados en él.

* [Dios está más allá del tiempo y de la creación]

6. No hay quien puede presumir, mientras que todavía tenga una hora en esta prisión; no hay nadie que pueda tener confianza mientras esté en medio del mar y todavía no haya llegado a puerto, porque no sabe la hora cuando la tormenta se levantará contra él.

7. El cuidado de mi cuerpo miserable me ha intoxicado con su embriaguez; muchos son los dolores que he sufrido mientras he ocupado este cuerpo oscuro – este cuerpo que usamos es el producto de la oscuridad.

8. Es como un palacio para el diablo y la tierra de los demonios; es también como un bosque denso, un pantano de malas hierbas y juncos, donde están todas las aves y bestias maléficas y donde los insectos venenosos, lagartijas y víboras se reúnen en secreto.

9. El pecado hizo este cuerpo de los cinco cuerpos de la oscuridad y lo organizó, pero derivó su alma de los cinco Seres Celestiales Brillantes y la envolvió en los cinco miembros del cuerpo.

10. Fue él quien, después de haber completado dicha guarida y vivienda como esta, atrapó y agarró a las Naturalezas de la Luz, y se escondió detrás mientras los demonios predicaron al alma y le llevaban continuamente a todos los actos malvados y a todos los pecados de deseo.

11. Pero en vano perturba al Rey eterno de Bahisht*; al final, será quemado y encerrado en el calabozo eterno, porque el alma que está adentro en ella es el Primer Hombre; y el Primer Hombre, quien conquistó en la Tierra de la Oscuridad, es él quien hoy es el Defensor Espiritual – todo este universo, por arriba y por abajo, es a imagen del cuerpo humano de carne.

*[Nirvana, la perfección, la felicidad eterna, el Reino de la Luz]

12. Con lágrimas ahora rezo humildemente y ruego que pueda dejar este mar venenoso y ardiente de mi cuerpo carnal, donde las olas agitadas y espumosas no paran en ningún momento y los monstruos marinos se elevan y se sumergen de nuevo para tragar buques y embarcaciones.

13. Mi Señor Yisho, no me abandones; ¡se un Evocador de la Luz y déjales ciegos hasta que pase por ellos!

14. Mi Luz verdadera, ilumíname por dentro; levántame, porque he caído, y dame una mano para llegar a tu Altura.

15. No te alejes de mí, Oh gran Médico con los medicamentos de la vida.

16. ¡Sáname de la herida grave del desorden! Mira, he mostrado mis heridas – ahora tú tienes que dar tus curas.

Lectura Nocturna: Enseñanza de Mir Izgadda 1

Abba d’Rabbuta (El Padre de la Grandeza)
1. Gloria y victoria a Abba d’Rabbuta*, el Dios de la Verdad. Los Hijos de la Luz tienen que adorar al Gran Padre.
* (El Padre de la Grandeza, El Primer Padre)

2. Alzad vuestra voz cantando al Padre de la Grandeza, porque Él es la Verdadera Fuente de la Luz y de la Verdad, el Gran Consolador que da descanso en Sus alas.

3. Que todos los que invocan el Nombre de nuestro Dios en verdad tengan un Shabta bendito.

4. Abba d’Rabbuta, el Dios Supremo, está más allá de la creación – afuera del espacio y del tiempo y vive más allá de los cielos.

5. Abba d’Rabbuta no siempre se involucra a Sí mismo en los asuntos de la creación; en su lugar, Dios Todopoderoso ha nombrado a sirvientes celestiales para Sí mismo quienes ayudan a la humanidad en diversas funciones.

6. Ningún ser humano ha visto al Gran Padre, pero Él se da a conocer a Sí mismo a través de Su Hijo Viviente que sirve como un espejo de Abba d’Rabbuta.

7. La humanidad, en su estado caído, mientras esté en la carne* es incapaz de ver a Abba d’Rabbuta sin morirse.

* (el cuerpo)

8. Servid al Gran Padre de todo corazón – no sólo bajo mandato, sino por el deseo de vuestro propio corazón.

9. El Gran Padre no abandonará a ninguno de los que andan en la Verdad.

10. Su Hijo y Sus diversos sirvientes celestiales – los Cinco Hijos Brillantes – y los Elegidos Intercesores llevan las oraciones y peticiones de los Hijos de la Luz al Trono del Altísimo que está más allá de los cielos y presentan tales oraciones y peticiones a Abba d’Rabbuta.

11. Está prohibido crear cualquier tipo de imagen o estatua de Abba d’Rabbuta. El Gran Padre está más allá del tiempo y de la creación y es invisible a los ojos humanos.

12. La creación de cualquier imagen o estatua de Abba d’Rabbuta es una forma de idolatría.

Oración después de haber Leído y Estudiado el Libro Sagrado

“Dios Santo, Padre de la Grandeza, Señor de los Cielos Supremo, por favor dame la fuerza para que el conocimiento que reciba a través del Libro Sagrado se extienda a todos los pueblos a lo largo de toda la tierra, en cada isla, dentro de cada nación y sobre todas las montañas. Que tu Nombre sea alabado y glorificado por todas las lenguas de todas las naciones. Amin.”