Lecturas del Libro Sagrado para el Sábado, 24 de Septiembre, 2016

Shabta

Oración antes de Abrir el Libro Sagrado de Luz

“Padre de la Grandeza, Il’Ya, Dios Santísimo de la Luz,

Que tu Gran Nombre sea alabado y honrado en toda la tierra.

Dios de la Luz, Il’Ya, Oh Gran Padre más allá del tiempo y de la creación,

Te doy gracias por este tiempo y por la oportunidad de aprender el Camino de la Luz.

Señor de los Cielos, abre mi corazón para recibir estas enseñanzas sagradas.

Señor de los Cielos, aclara mi mente para discernir estas palabras sagradas.

Señor de los Cielos, limpia mis manos para tocar estas joyas preciosas.

Señor de los Cielos, purifica mi voz para decir estas verdades sagradas.

Amin

Lectura Diaria: Evangelio de Mar Mani 94

1. ¡Dios, Dios, Dios! ¡Precioso es Dios, Dios, Dios, mi Dios, Dios, Dios!

2. Me zambullí a la profundidad del Abismo deseando comprender Tu profundidad; ¡nadé en la amplitud del Mar deseando comprender Tu Amplitud!

3. ¿Quién te puede comprender a Ti, mi Señor? ¿Qué luz puedo encontrar y compararla con Tu fragancia? ¿Dónde hay una madre excelsa para comparar con mi Madre, que es el mismísimo Amor? ¿Dónde hay un Padre bondadoso para comparar con mi Padre, Yisho? ¿Qué miel es tan dulce como este Nombre: Asamblea (Kenushta)?

4. Mi Mente no ha dejado de pensar en Tus maravillas; Mi Pensamiento no se ha apartado de pensar sobre Tus secretos; Mi Percepción no se ha movido de aspirar en Tus misterios; ni mi Consejo se ha desviado de buscar tras Tus maravillas; me he propuesto la Intención de desear comprenderte, mi Señor.

5. He probado un sabor dulce; ¡no he encontrado ninguno más dulce que la Palabra de la Verdad!

6. He probado un sabor dulce: ¡no he encontrado ninguno más dulce que el Nombre de Dios!

7. He probado un sabor dulce; ¡no he encontrado ninguno más dulce que Yisho!

8. ¡Probad y daos cuenta que el Señor es dulce!

Lectura Nocturna: Enseñanza de Mir Izgadda 21

El Ego

1. Si amáis a vuestro ego más que a otras personas, acabaréis estando muy solos.

2. Poner el ego por encima de todo causa ceguera a la conciencia que el alma tiene de la Presencia de Dios.

3. Dejad de lado al ego y adquirid, más bien, el conocimiento de la Presencia de Dios y haced Su Voluntad con humildad y aprendiendo de las enseñanzas de la Verdad y la Luz.

Oración después de haber Leído y Estudiado el Libro Sagrado

“Dios Santo, Padre de la Grandeza, Señor de los Cielos Supremo, por favor dame la fuerza para que el conocimiento que reciba a través del Libro Sagrado se extienda a todos los pueblos a lo largo de toda la tierra, en cada isla, dentro de cada nación y sobre todas las montañas. Que tu Nombre sea alabado y glorificado por todas las lenguas de todas las naciones. Amin