Lecturas del Libro Sagrado para el Sábado, 24 de Enero, 2015

Segundo Shabta

Oración antes de Abrir el Libro Sagrado de Luz

“Padre de la Grandeza, Il’Ya, Dios Santísimo de la Luz,

Que tu Gran Nombre sea alabado y honrado en toda la tierra.

Dios de la Luz, Il‘ Ya, Oh Gran Padre más allá del tiempo y de la creación,

Te doy gracias por este tiempo y por la oportunidad de aprender el Camino de la Luz.

Señor de los Cielos, abre mi corazón para recibir estas enseñanzas sagradas.

Señor de los Cielos, aclara mi mente para discernir estas palabras sagradas.

Señor de los Cielos, limpia mis manos para tocar estas joyas preciosas.

Señor de los Cielos, purifica mi voz para decir estas verdades sagradas.

Amin

Primera Lectura: Mitnaranuta d’Mir Izgadda Capítulo 19

Deseo

1. Desear lo que no os pertenece es un mal deseo y está relacionado con la avaricia. Malos deseos pueden causar malas acciones.

2. A veces no conseguís lo que queréis. A veces lo que no conseguís es lo que realmente necesitáis.*

* (A veces una persona hace una petición en sus oraciones para obtener un objeto material, dinero o que le pase algo a otra persona – sin embargo, el Espíritu Viviente siempre sabe que es lo mejor; por lo tanto, a veces las peticiones de una persona no serán respondidas de la manera en que el individuo deseaba – y si él o ella no lo hace recibir una respuesta, entonces la paciencia era lo que la persona necesita todo el tiempo.)

3. Debido a sus deseos materiales algunas personas no pueden ver un verdadero regalo incluso cuando está justo en frente de sus ojos.

4. Yo no enseño en contra de los deseos; yo enseño en contra de los deseos que le llevan a uno al pecado.

Segunda Lectura: Karuzuta d’Mar Mani Capítulo 37

1. Maran Mani, el Mensajero de la Luz, la Lengua que no habla mentira, nuestro Padre Glorioso, el Amable que ama a sus hijos, el Árbol de la Vida lleno de fruto alegre – da vida a los muertos e ilumina a los que están en la oscuridad.

2. ¡Mani es un Rey de la Luz, el Espíritu de la Luz, el Padre de la bendición, compasivo e incorruptible, Lugar de Reposo, también la Mente y la Sabiduría que moran en sus Escrituras, sus Cinco Libros Sagrados!

3. Tú eres el Ser supremo, eres el Primero y el Último, el Viento inmortal de la Vida, porque tú eres el heraldo de la Verdad en el Principio, el Medio y el Fin. ¡Afortunados somos nosotros que a través de ti aprendimos y aceptamos tu enseñanza!

4. Cuando pienso en ti, mi Señor, grande es el temor que me rodea; ¡cuando deseo darte gloria, no encuentro con quién compararte!

5. ¿Con qué te puedo comparar, mi Señor? ¡Yo te compararé con el Sol que brilla, que sale todos los días con sus rayos y da placer a todas las cosas creadas!

6. ¿Quién no se alegra cuando el sol está a punto de brillar sobre él? ¿A qué te puedo comparar, Oh Amado? ¡Te compararé con un gran Río que da alegría a los mundos y da las aguas de la vida a los campos resecos!

7. ¡Yo te compararé con un buen Granjero que cuida de sus árboles y a diario recoge sus frutos!

8. Cuando te busco te encuentro dentro de mi, brillando sobre mí;

9. ¡Tal vez yo también soy digno de oír la Llamada divina!

10. ¡Cuando yo mismo me acerco a ti, bella es tu gloria en mi boca, mi Señor!

Oración después de haber Leído y Estudiado el Libro Sagrado

“Dios Santo, Padre de la Grandeza, Señor de los Cielos Supremo, por favor dame la fuerza para que el conocimiento que reciba a través del Libro Sagrado se extienda a todos los pueblos a lo largo de toda la tierra, en cada isla, dentro de cada nación y sobre todas las montañas. Que tu Nombre sea alabado y glorificado por todas las lenguas de todas las naciones. Amin.”