Lecturas del Libro Sagrado para el Sábado, 20 de Diciembre, 2014

Segundo Shabta / Día de la Madre de la Vida / Pre-Shab-e Yalda / Gran Shabbat

Oración antes de Abrir el Libro Sagrado de Luz

“Padre de la Grandeza, Il’Ya, Dios Santísimo de la Luz,

Que tu Gran Nombre sea alabado y honrado en toda la tierra.

Dios de la Luz, Il‘ Ya, Oh Gran Padre más allá del tiempo y de la creación,

Te doy gracias por este tiempo y por la oportunidad de aprender el Camino de la Luz.

Señor de los Cielos, abre mi corazón para recibir estas enseñanzas sagradas.

Señor de los Cielos, aclara mi mente para discernir estas palabras sagradas.

Señor de los Cielos, limpia mis manos para tocar estas joyas preciosas.

Señor de los Cielos, purifica mi voz para decir estas verdades sagradas.

Amin

Primera Lectura: Mitnaranuta d’Mir Izgadda Capítulo 77

El Alma

1. El alma anhela naturalmente por la Luz de Dios y por estar unida con el Espíritu Viviente en todo momento.

2. La adoración de, y oración al Único Dios, es el estado natural del alma.

3. El viento siempre es invisible, pero lo sentís en vuestra cara; de la misma manera, Dios, aunque no es visible físicamente, siempre está presente y se le puede sentir dentro de vuestra alma.

4. Para que el alma entre en unión perfecta conmigo, uno debe practicar las Doce Virtudes con un corazón sincero y con manos honestas.

5. La mayoría de las almas que están en la tierra en este momento ya han sido marcadas como justas o malvadas.

6. Las almas malvadas experimentan la aniquilación de la consciencia y son finalmente destruidas, si no se arrepienten después de haber sido provistas con la oportunidad de hacerlo.

7. En cuanto a las almas consideradas malvadas, hay algunas almas que el Padre sabe que tienen el potencial de la redención – a estas se les ofrece la oportunidad de obtener la iluminación y la perfección.

8. Todas las almas tienen la oportunidad de re-educación es decir, aquellas a las que aún no se les ha proporcionado la educación adecuada.

9. [En respuesta a la pregunta: “¿A aquellas almas que están marcadas como malvadas, al igual que esas almas que alguna vez estuvieron en el vacío, que no habían sido recogidas de un mundo anterior, se les permite en algún momento empezar de nuevo?”] Esto depende de la situación del alma misma. A algunas se les ofrece curación, re-educación, mientras que otras caminan, por su propia disposición, hacia el Campo del Vacío, que es aniquilación.

10. Aquellos que deliberadamente rechazan la Causa de la Creación, la Fuente Divina Suprema, son destruidos junto con su consciencia.

11. Si las almas malvadas rechazan deliberadamente a la Fuente Divina, esas almas son destruidas al igual que la malvada. El Padre, en Su Sabiduría Suprema, es conscientes de sus pensamientos y es Él quien sabe si tienen el potencial de ser redimidas o no.

Segunda Lectura: Karuzuta d’Mar Mani Capítulo 2

1. Después de muchas eras, la Materia fue dividida contra sí misma, y sus frutos unos contra los otros; la Materia se hizo desordenada, y produjo y aumentó y siguió emanando muchas potencias.

2. Entonces, después de haber aumentado, siguió adelante, sin saber la existencia del Bien; y cuando la guerra había comenzado, y algunos estaban persiguiendo mientras que otros estaban siendo perseguidos, mientras se elevaba más y más, vio a la tierra y a la Luz del Bien; en el transcurso del conflicto la oscuridad pasó más allá de sus propias fronteras.

3. Así que después de que cada uno de ellos había llegado a conocer al otro, y la oscuridad había empezado a contemplar la Luz, habiendo adquirido una pasión por lo que era mejor, siguió hacia adelante para mezclarse con ella, con el fin de alcanzar lo que no era suyo, e incluso deseó ocupar esta Fuente, despojando a Dios.

4. Moviéndose irregularmente, pues esto está de acuerdo con su naturaleza, la Materia llegó al lugar de Dios, o a la Luz y al Brillo y a todas esas cosas, y decidió seguir adelante, por así decirlo, con una cierta prisa, tomando esto como una prueba de su familiaridad con la Luz.

5. Por lo tanto la Materia se precipitó, con los demonios y los ídolos, y el fuego y el agua, en contra de la Luz que había aparecido.

6. Después de haber mirado a la Luz atentamente, comenzaron a disfrutarla y a admirarla, y decidieron pelear en contra de ella y apoderarse de ella sin demora, y mezclar su propia oscuridad con la Luz.

7. Cuando el Rey de las Tinieblas había decidido subir a la Región de la Luz, a continuación los Cinco Tabernáculos empezaron a moverse y Dios se dio cuenta del ataque en masa.

8. De tal manera, el Gran Padre tomó el primer paso. Fortaleció a todos Sus Ángeles diciendo, “¡Reuníos, todos vosotros, y protegeos del ojo del malvado que ha mirado hacia arriba!”

9. Uno de los Hijos de la Luz miró desde arriba y le vio; él les dijo a sus hermanos: “Oh hermanos míos, Hijos de la Luz los cuales no menguan ni disminuyen, miré abajo hacia el abismo, y vi al malvado, el hijo del mal, deseando hacer la guerra.

10. Vi su armadura cruel que está lista para hacer la guerra, vi trampas puestas y redes lanzadas y extendidas, para que el Pájaro que debe venir pueda ser capturado y que tal vez no escape de ellos.”

11. Entonces Dios decidió vengarse de esta Materia aunque no tenía el mal con que castigarle porque no hay nada malvado en la Casa de Dios.

12. Porque Dios sólo quiere hacer el bien, pero la Materia sólo desea hacer el mal.

Tercera Lectura: Malpanuta Barana d’Hemanuta Capítulo 14

1. Los cielos más altos con profunda reverencia te adoran.

2. Los habitantes de la tierra reflexionan seriamente sobre tus palabras de

paz y de armonía.

3. Los que os sirven de verdad, reciben confianza y descanso en

tu Palabra.

4. Te adoramos, Padre misericordioso, Rey Supremo de todos los

mundos.

5. Abba d’Rabbuta – El que se sienta encima de los cielos – ha mandado

Su luz del cielo a la tierra.

6. Todos los pueblos verán la luz brillante sobre la tierra, desde los

cielos.

7. Te adoramos, Padre misericordioso, Rey Supremo de todos los

mundos.

8. Alabado sea el Padre misericordioso, el Hijo bendito, y la

Madre de guía.

Oración después de haber Leído y Estudiado el Libro Sagrado

“Dios Santo, Padre de la Grandeza, Señor de los Cielos Supremo, por favor dame la fuerza para que el conocimiento que reciba a través del Libro Sagrado se extienda a todos los pueblos a lo largo de toda la tierra, en cada isla, dentro de cada nación y sobre todas las montañas. Que tu Nombre sea alabado y glorificado por todas las lenguas de todas las naciones. Amin.”