Lecturas del Libro Sagrado para el Miércoles, Agosto 20, 2014

Oración antes de Abrir el Libro Sagrado de Luz

Padre de la Grandeza, Il’Ya, Dios Santísimo de la Luz,

Que tu Gran Nombre sea alabado y honrado en toda la tierra.

Dios de la Luz, Il‘ Ya, Oh Gran Padre más allá del tiempo y de la creación,

Te doy gracias por este tiempo y por la oportunidad de aprender el Camino de la Luz.

Señor de los Cielos, abre mi corazón para recibir estas enseñanzas sagradas.

Señor de los Cielos, aclara mi mente para discernir estas palabras sagradas.

Señor de los Cielos, limpia mis manos para tocar estas joyas preciosas.

Señor de los Cielos, purifica mi voz para decir estas verdades sagradas.

Amin.”

Primera Lectura: Mitnaranuta d’Mir Izgadda Capítulo 48

Luz, Verdad, Mensaje de la Luz

1. Siguiendo la Única Luz, todas las cosas se aclaran.

2. La mentalidad de muchedumbre no es una cualidad de un maestro del Mensaje de la Luz; es más, esta mentalidad tiene su origen en la oscuridad.

3. El uso de lenguaje vulgar y altamente ofensivo nunca es necesario cuando se comparte la Verdad del Mensaje de la Luz con los demás.

4. Siempre sed amables en vuestro trato con los demás, utilizando siempre las Palabras de la Verdad en todo lo que decís.

5. No hay tal cosa como un servicio alternativo; cualquier manera de compartir el Mensaje de la Luz es servicio completo a la humanidad.

6. El mundo se verá envuelto – pronto – por la oscuridad, y el único brillo de la Luz Sagrada que quedará será entre los que seguirán compartiendo el Buen Mensaje con otros – eso, hijos míos, es la única esperanza para la humanidad – porque es ese mismo Mensaje el que dirige a la humanidad al Reino de la Luz.

Segunda Lectura: Karuzuta d’Mar Mani Capítulo 58

1. Ahora, cuando el hombre se lava en el agua corriente o en otra cosa se pone de pie; del mismo modo cuando reza se gira hacia la Luminaria mayor, también de pie.

2. Ahora en cuanto a la primera oración, es cuando sale el sol, y la segunda oración entre el mediodía y el anochecer, y la oración nocturna tres horas después de eso.

3. El que recita un salmo es como aquellos que tejen una hermosa guirnalda, mientras que los que responden después de él son como los que ponen rosas en sus manos.

4. Por eso, oremos, cantemos y recitemos juntos, pongamos ante nosotros alegría, la señal de Dios, y dejemos de lado la pesadumbre, ¡que es el signo de la Oscuridad!

Oración después de haber Leído y Estudiado el Libro Sagrado

Dios Santo, Padre de la Grandeza, Señor de los Cielos Supremo, por favor dame la fuerza para que el conocimiento que reciba a través del Libro Sagrado se extienda a todos los pueblos a lo largo de toda la tierra, en cada isla, dentro de cada nación y sobre todas las montañas. Que tu Nombre sea alabado y glorificado por todas las lenguas de todas las naciones. Amin.”

Leave a Reply