Lecturas del Libro Sagrado para el Martes, 7 de Octubre, 2014

Oración antes de Abrir el Libro Sagrado de Luz

Padre de la Grandeza, Il’Ya, Dios Santísimo de la Luz,

Que tu Gran Nombre sea alabado y honrado en toda la tierra.

Dios de la Luz, Il‘ Ya, Oh Gran Padre más allá del tiempo y de la creación,

Te doy gracias por este tiempo y por la oportunidad de aprender el Camino de la Luz.

Señor de los Cielos, abre mi corazón para recibir estas enseñanzas sagradas.

Señor de los Cielos, aclara mi mente para discernir estas palabras sagradas.

Señor de los Cielos, limpia mis manos para tocar estas joyas preciosas.

Señor de los Cielos, purifica mi voz para decir estas verdades sagradas.

Amin

Primera Lectura: Mitnaranuta d’Mir Izgadda Capítulo 3

Adversidad

1. No permitáis que la desesperación disminuya vuestra fe; haced que vuestra fe os haga más fuertes.

2. Adorad al Único Dios, alabado sea Su Nombre, y confiad en mi promesa de salvaros de las olas turbulentas del océano profundo que es el mundo.

3. Dios os dará fuerza en los momentos de dificultad, fortaleza en tiempos de persecución y esperanza cuando os enfrentéis a la muerte.

4. Siempre estad decididos a servir a Dios con todas vuestras fuerzas.

5. Nunca perdáis la esperanza, incluso cuando se os opongan.

6. La Luz del Padre brilla incluso en la más oscura de las noches, para que todos los que de verdad le buscan a Él puedan encontrarle.

7. Uno puede enfrentarse mejor a los desafíos de la vida y al caos del mundo cuando camina con fe en la Luz del Gran Padre – porque Su Palabra, que es la Palabra de la Verdad que os he traído a vosotros, es como un faro que brilla sobre el océano profundo, indicándoos el camino a vuestro verdadero hogar.

8. La humanidad es siempre puesta a prueba por medio de la adversidad física, emocional y mental.

9. Es parte del drama humano y del proceso de desarrollo espiritual.

10. No hay dos personas que tengan exactamente los mismos problemas en la misma medida.

11. Pero estas adversidades sólo las sufre el espíritu y el alma mientras estamos en la cáscara; el alma está libre de estas limitaciones a la hora de salir del cuerpo mortal.

12. Mientras sólo os veáis a vosotros mismos como el cuerpo o el cerebro, entonces os esclavizáis a una identidad falsa.

13. No confundáis la cáscara con los contenidos de esa cáscara.

Segunda Lectura: Karuzuta d’Mar Mani Capítulo 11

1. Ahora por cada cielo hizo doce Puertas con sus Pórticos altos y anchos, cada una de las Puertas opuesta a su par, y en frente de cada uno de los Pórticos había guardianes.

2. Luego en esos Pórticos en cada una de sus Puertas hizo seis Dinteles, y en cada uno de los Dinteles treinta Esquinas, y doce Piedras en cada esquina.

3. Luego levantó los Dinteles y las Esquinas y las Piedras con sus topes en lo más alto de los cielos; y conectó el aire en el fondo de las tierras con los cielos.

4. Después puso un Foso alrededor de este universo, para lanzar en él a las oscuridades que se destilan de la Luz, pero la escoria y la oscuridad fueron recogidas y echadas abajo al Abismo.

5. Detrás de ese Foso puso un Muro, para que no escapara nada de esa oscuridad separada de la Luz.

Tercera Lectura: Epístola Fundamental Capítulo 3

1. En el principio habían estas dos Sustancias separadas una de la otra. Y el Padre de la Grandeza reinaba sobre el Imperio de la Luz eterna en un Santo Origen, magnífico en el poder, verdadero en Su propia naturaleza, siempre regocijándose en Su propia eternidad, conteniendo en Sí Mismo Sabiduría y los Sentidos Vitales por los cuales incluso Él comprende los doce miembros* de Su propia Luz, a saber, las Riquezas abundantes de Su propio Reino.

* (las Doncellas)

2. Ahora bien, en cada uno de Sus Miembros están escondidos miles de inmensos e incalculables tesoros*.

* (seres brillantes o emanaciones)

3. Este mismo Padre, soberano en Su propia gloria e incomprensible en inmensidad, ha bendecido y gloriosos

Eones se han unido con Él, que no pueden ser estimados ni en número ni en medida, con los cuales el mismo santo e ilustre Padre y Productor de vidas, nada pobre o débil existe en Sus Reinos de Esplendor.

4. Sus más gloriosos reinos de hecho han sido fundados de tal manera sobre la Tierra brillante y dichosa que nadie los puede mover ni derrocar.

Oración después de haber Leído y Estudiado el Libro Sagrado

Dios Santo, Padre de la Grandeza, Señor de los Cielos Supremo, por favor dame la fuerza para que el conocimiento que reciba a través del Libro Sagrado se extienda a todos los pueblos a lo largo de toda la tierra, en cada isla, dentro de cada nación y sobre todas las montañas. Que tu Nombre sea alabado y glorificado por todas las lenguas de todas las naciones. Amin.”

Leave a Reply