Lecturas del Libro Sagrado para el Lunes, 17 de Agosto, 2015

Confesión, Ayuno de Lunes

Oración antes de Abrir el Libro Sagrado de Luz

“Padre de la Grandeza, Il’Ya, Dios Santísimo de la Luz,

Que tu Gran Nombre sea alabado y honrado en toda la tierra.

Dios de la Luz, Il‘ Ya, Oh Gran Padre más allá del tiempo y de la creación,

Te doy gracias por este tiempo y por la oportunidad de aprender el Camino de la Luz.

Señor de los Cielos, abre mi corazón para recibir estas enseñanzas sagradas.

Señor de los Cielos, aclara mi mente para discernir estas palabras sagradas.

Señor de los Cielos, limpia mis manos para tocar estas joyas preciosas.

Señor de los Cielos, purifica mi voz para decir estas verdades sagradas.

Amin

Evangelio de Mar Mani Capítulo 56

1. Muchos son los barcos que se han hundido después de que estuvieran cerca de anclar en la orilla; ¡muchas casas se han caído después de haber llegado al parapeto!

2. Lo mismo pasa con esto, hermanos míos: hay un Alma que lucha al principio, y después la tormenta se levanta contra ella y las olas la capturan.

3. El Pecado despierta de vez en cuando sus trastornos en el cuerpo; hay un momento en que el Pecado se levanta en su locura, molesta a la comprensión, avergüenza a la sabiduría y al sentido común del hombre, hace que la verdad se confunda en él provocando la duda y, a continuación, dice palabras estúpidas.

4. Los Poderes de la Luz dan al Enemigo la oportunidad de ofender, y hacen su voluntad durante un tiempo, y luego son capturados.

5. En el momento en que el cuerpo se perturba, tú eres perturbado por medio de los aspectos más bajos, las extremidades que entran dentro de ti en la comida.

6. Una vez más en el momento cuando los aspectos más elevados son favorables hacia ti y también la comida que entró dentro de ti es refinada y limpia, ambas llenas de Luz y de Vida, al tiempo en que las partes malas en ella son escasas, tu corazón entonces se encuentra firme en su lugar, mientras que tu pensamiento está pacificado de la confusión.

7. Entonces dices: “Mi sabiduría y la docencia son dulces para mí mientras que mi corazón se siente atraído por el ayuno;

8. No quiero renunciar a la oración, ni desisto de repetir los salmos;

9. Doy la bienvenida a mis hermanos, amablemente porque vivo en disciplina constante, mi propia alma se regocija en la Sabiduría y en el Conocimiento Verdadero, mientras que mis pensamientos son alegres también, mi cuerpo siendo ligero para mí, y ¡yo soy apacible en la felicidad de la mente!”

Oración después de haber Leído y Estudiado el Libro Sagrado

“Dios Santo, Padre de la Grandeza, Señor de los Cielos Supremo, por favor dame la fuerza para que el conocimiento que reciba a través del Libro Sagrado se extienda a todos los pueblos a lo largo de toda la tierra, en cada isla, dentro de cada nación y sobre todas las montañas. Que tu Nombre sea alabado y glorificado por todas las lenguas de todas las naciones. Amin.”