Lecturas del Libro Sagrado para el Lunes, 15 de Diciembre, 2014

Ayuno de Lunes / Conmemoración de San Prisciliano de España

Oración antes de Abrir el Libro Sagrado de Luz

“Padre de la Grandeza, Il’Ya, Dios Santísimo de la Luz,

Que tu Gran Nombre sea alabado y honrado en toda la tierra.

Dios de la Luz, Il‘ Ya, Oh Gran Padre más allá del tiempo y de la creación,

Te doy gracias por este tiempo y por la oportunidad de aprender el Camino de la Luz.

Señor de los Cielos, abre mi corazón para recibir estas enseñanzas sagradas.

Señor de los Cielos, aclara mi mente para discernir estas palabras sagradas.

Señor de los Cielos, limpia mis manos para tocar estas joyas preciosas.

Señor de los Cielos, purifica mi voz para decir estas verdades sagradas.

Amin

Primera Lectura: Mitnaranuta d’Mir Izgadda Capítulo 72

Shabta (Shabat)

1. Hay siete días el séptimo siendo un Shabat un tiempo para descansar de actividades mundanas y demasiado extenuantes.

2. El Padre de la Grandeza bendijo el séptimo día y pide a la gente de Su pacto que descanse en el Shabat.

3. Es un buen momento para reunirse para adorar, pero reunirse en este día en particular para adorar no es un requisito, aunque tampoco está prohibido.

4. Hay momentos en que los hermanos están siendo perseguidos y reunirse como una comunidad de adoración en el séptimo día no es siempre la mejor opción.

5. Haced un hábito de saludar a cada uno de vuestros hermanos y hermanas en el Shabat, deseándoles de verdad un Shabta Shlama*.

* (Shabta pacífico)

Segunda Lectura: Karuzuta d’Mar Mani Capítulo 92

1. ¡Mi Libertador en la alabanza del Señor Adorable, santo Mani, ven entre los tres Hijos de Dios!

2. Eres un defensor a quien he amado desde que era pequeño; ¡tu Luz brilla en mí como la lámpara encendida, porque tú has alejado de mí el olvido del Error, me has enseñado a bendecir a Dios y a Sus Luces!

3. ¡Oh Señor suave, piensa en este hijo de la Mente, el Oyente, el Alma afligida que te ha contestado!

4. ¡Ven, Señor, mírame, tú eres mi Ayuda en este momento de necesidad!

5. ¡Oh santo Mani, Portador de Luz, crea paz dentro de mí y rescata mi Alma de este mundo de nacimiento y muerte por medio del Sello completo de mi mano y mi boca y mi pensamiento!

6. Ahora perdóname mis ofensas, que mi llanto se convierta en júbilo, que tu poder más glorioso me vigile hasta que salga de mi cuerpo.

7. No soy infiel hacia ti, no seas áspero hacia mí. Tú eres el Señor, yo soy tu siervo; ¡quita de en frente de ti todos mis pecados que he cometido en secreto y en abierto!

8. Que el gran Brillo venga y haga que el Camino se ilumine ante mí, que tus tres Ángeles me traigan tus Prendas, tus Coronas y tus Guirnaldas;

9. ¡Que mi camino sea tranquilo, deja una puerta abierta delante de mí hacia la Columna de la Gloria por la ley del Juez de la Verdad, déjame cruzar en las Naves de Luz y descansar para siempre!

10. Tú eres el Señor, la Autoridad está en tu mano, has elegido mi Imagen y la has liberado, tú eres la raíz del Bien. ¡Tu amor es conmigo, mi cuerpo sobre el que yo domino!

11. No tengo a nadie más grande que tú; tú eres más honrado que mi padre, te he amado más que a mi madre, tu amistad estaba en mi corazón más que la de mis hermanos y parientes.

12. Mira, he entregado mi Alma en tu mano; he recibido toda mi vida de tu gracia; he dejado que bebiera la leche de tu espíritu, tus escrituras y tus misterios me han nutrido; desde el comienzo de mi vida tú me has sellado con tu Esperanza y con tu Nombre.

13. Mira, mi cabeza está bajo tu carga (he aceptado tu yugo); mira, mi cuello levanta tu fruto;

14. Mira, mis ojos miran a tu belleza; mis oídos escuchan tu palabra; mi corazón es un trono sobre el cual tú estás sentado.

15. Mira, mis pies están en el Sendero de la Verdad junto con tu gran ejército; ¡déjame pertenecer a la caravana de tu ejército, no me dejes ser uno de sus rezagados!

16. Fortalece con tu gracia mi cuerpo y mi espíritu, porque dependo de tu Nombre, no me defraudes. Las tres puertas de mi cuerpo se abrirán por la Llave más gloriosa;

17. Mira, tú has pagado el precio de mi espíritu; eres tú quien eres el buen Señor de mi espíritu de la eternidad a las eternidades. ¡Desde la eternidad hasta la eternidad tú eres mi Señor y mi Dios!

Oración después de haber Leído y Estudiado el Libro Sagrado

“Dios Santo, Padre de la Grandeza, Señor de los Cielos Supremo, por favor dame la fuerza para que el conocimiento que reciba a través del Libro Sagrado se extienda a todos los pueblos a lo largo de toda la tierra, en cada isla, dentro de cada nación y sobre todas las montañas. Que tu Nombre sea alabado y glorificado por todas las lenguas de todas las naciones. Amin.”