Lecturas del Libro Sagrado para el Domingo, 1 de Febrero, 2015

Ayuno de Domingo / Día de las Doce Virtudes

Oración antes de Abrir el Libro Sagrado de Luz

“Padre de la Grandeza, Il’Ya, Dios Santísimo de la Luz,

Que tu Gran Nombre sea alabado y honrado en toda la tierra.

Dios de la Luz, Il‘ Ya, Oh Gran Padre más allá del tiempo y de la creación,

Te doy gracias por este tiempo y por la oportunidad de aprender el Camino de la Luz.

Señor de los Cielos, abre mi corazón para recibir estas enseñanzas sagradas.

Señor de los Cielos, aclara mi mente para discernir estas palabras sagradas.

Señor de los Cielos, limpia mis manos para tocar estas joyas preciosas.

Señor de los Cielos, purifica mi voz para decir estas verdades sagradas.

Amin

Primera Lectura: Mitnaranuta d’Mir Izgadda Capítulo 27

El Mal

1. No hay tal cosa como la maldad pura. No hay nada puro acerca de lo que es malo.

2. No permitáis que el mal que hay en otras personas disminuya lo bueno que hay dentro de vosotros mismos.

3. La semilla de la raíz del mal está compuesta de dos ingredientes: envidia y codicia.

4. Por la gracia de Dios y por la presencia del Mensajero Divino, el mal será eliminado de aquél que busca perfeccionar el alma practicando las Doce Virtudes.

5. No os asociéis con los que tratan de hacer malas obras en el mundo; más bien reuníos con los hermanos y hermanas que tratan de hacer la Voluntad de Abba d’Rabbuta.

6. Todo el mal será destruido después de que el Reino de la Luz haya recogido dentro de sí mismo a todas las almas justas.

7. Vosotros que sois ignorantes siempre estáis buscando señales en los huesos* de hombres muertos y piedras de las montañas, cuando en lugar, deberíais mirar a las aves de los cielos a las que se les dio el conocimiento de los peligros inminentes.

* (Una referencia a las prácticas mágicas en el paganismo y a las formas oscuras de chamanismo comunes en muchas partes del mundo)

8. Aquellos de vosotros que buscáis comunicaros con los espíritus de los muertos a través del uso de tablitas y tableros y medios estáis invitando a los seres malignos cerca de vuestra presencia y dentro de vuestras mentes.

9. Alejaos de estas prácticas, hijos míos, y practicad en cambio, las Virtudes y buscad la pureza en todas las cosas.

Segunda Lectura: Karuzuta d’Mar Mani Capítulo 45

1. Te preguntas: “¿De dónde es esta gran alegría que tengo en cuenta de la sabiduría que reparto en todo lugar, que es mayor en mi boca, en el momento que la expreso que en el momento en que está en mi corazón?”

2. Tú mismo te alegras a causa de ella, pero el otro que la oye de ti también se alegra a causa de ella y es iluminado por ella, obtiene a través de ella un poder duradero.

3. La sabiduría que el hombre comparte, hablada desde su corazón, aumenta cada vez más y más; su grandeza y su gloria aumenta en gran medida en el momento en que la belleza y el brillo de la Palabra se revelan al ojo interno del oyente, mientras tú, tú mismo, te maravillas por lo que dices.

4. Por eso os digo a vosotros, mis hermanos y mis amados: “Apuraros, esforzaros y predicad a las Almas para que comprendan la hora por sí mismas mientras haya tiempo para su arrepentimiento y para hacer el bien mientras haya tiempo, antes de que la Puerta sea cerrada y las almas sean devueltas ante la Puerta de la Vida y se conviertan en parte y propiedad del enemigo.

5. La gloria, la victoria, y el bien son mayores para el predicador que edifica la Asamblea que la del hermano que se adentra en su propio corazón y se cierra en sí mismo y se edifica sólo a sí mismo.”

6. El que comulga con los Oyentes que están en el Conocimiento* y les ayuda, él supera a todos los reinos del mundo porque todos estos reinos no saben la Verdad de Dios porque fueron establecidos por los deseos del mundo y están ocupados con obtener lucro.

* [la Verdad de la Religión de la Luz, Gnosis Pura, Enseñanza Pura]

7. Así, por esta razón debe dar limosna a los Elegidos y comulgar con ellos siempre; él la da a la Rukha d’Kudsha (Espíritu de Santidad) que habita en ellos, y por su parte el* Rukha d’Kudsha concederá su gracia ante el verdadero Padre, y a su vez, el Padre de la Verdad devolverá este préstamo en el último día. Porque es el mismo Rukha d’Kudsha que habita en estos Santos.

*[“él” y “ella” se utilizan indistintamente en referencia al Espíritu de Santidad – la Madre]

8. Nosotros también, amados míos, alegrémonos en esta alegría, descansemos en este descanso de eternidad a eternidad; ¡todo el amanecer de la Luz en la que los Seres Celestiales se regocijan, las flores de la belleza que no se marchitan, estas son exactamente la carne y sangre de Yisho!

9. O, Yisho, tú eres la Vid viviente, el Hijo de la Vid Verdadera; danos de beber Vino viviente de tu Vid.

10. Tú nos invitas, tú has dado a luz para nosotros un nuevo Vino; aquellos que beben tu Vino, su corazón se alegra por ello, se intoxican con tu amor y la alegría se difunde sobre sus pechos; piensan sobre Aquellos que están arriba y se arman para luchar contra el dragón malvado.

11. La Vid es la Asamblea, nosotros somos las ramas llenas de frutas; de nuevo, el Lagar es la Sabiduría de Dios, los Elegidos de Dios, los viajeros; ¡Oh Alma, tú eres la Vid de cinco ramas que es el alimento de los Seres Celestiales, el alimento de los Ángeles!

12. La Asamblea es una guirnalda para la que se reúnen en cada esquina; nos reunimos en las flores todos los días y tejemos una guirnalda real y la damos a todos los Santos.

13. Lirios de color majestuoso, rosas de diferentes tonalidades, pongamos los unos con las otras; ¡hagamos una Asamblea compuesta por sagrados corazones y mentes santas!

14. ¡Es un Nuevo Rey el que viene, hagamos también una nueva casa! ¡La nueva casa es el Hombre Nuevo y el Nuevo Rey es la Mente de la Luz, la gobernante de la Asamblea!

15. Preparad el ancla y vamos a anclarnos al Amor del Padre, al remanso de paz, a la compasión, a la bondad; ¡vamos a anclarnos, vamos a anclarnos al amor de Dios y al amor por los hombres!

16. ¡Yisho es un Barco, dichosos nosotros cuando navegamos en Él!

Oración después de haber Leído y Estudiado el Libro Sagrado

“Dios Santo, Padre de la Grandeza, Señor de los Cielos Supremo, por favor dame la fuerza para que el conocimiento que reciba a través del Libro Sagrado se extienda a todos los pueblos a lo largo de toda la tierra, en cada isla, dentro de cada nación y sobre todas las montañas. Que tu Nombre sea alabado y glorificado por todas las lenguas de todas las naciones. Amin.”