Lecturas del Libro Sagrado para el 20 de Enero, 2017

Día del Tercer Mensajero

Oración antes de Abrir el Libro Sagrado de Luz

“Padre de la Grandeza, Il’Ya, Dios Santísimo de la Luz,

Que tu Gran Nombre sea alabado y honrado en toda la tierra.

Dios de la Luz, Il’Ya, Oh Gran Padre más allá del tiempo y de la creación,

Te doy gracias por este tiempo y por la oportunidad de aprender el Camino de la Luz.

Señor de los Cielos, abre mi corazón para recibir estas enseñanzas sagradas.

Señor de los Cielos, aclara mi mente para discernir estas palabras sagradas.

Señor de los Cielos, limpia mis manos para tocar estas joyas preciosas.

Señor de los Cielos, purifica mi voz para decir estas verdades sagradas.

Amin

Lectura Diaria: Evangelio de Mar Mani 22

1. Malka Rabba d’Ikara, el cuarto Hijo de la Luz, que es el Rey de la Gloria, es el santo Defensor, que gira en el Abismo las Tres Ruedas – las del Viento, del Agua y la del Fuego Vivo – la armadura de nuestro Padre el Primer Hombre, ese Ser que levanta el Viento, la Sabiduría, el Mensajero de la Luz que despierta el Esplendor, que somete el estómago y gobierna el fuego en él;

2. Porque es el Rey de la Gloria quien controla las Tres Ruedas, y su autoridad es impuesta sobre las tres tierras que están sobre la cabeza del Soporte.

3. Una vez más, entonces, en la guardia del Gran Rey de la Gloria que es la gran Percepción, un movimiento entró en estas tres tierras.

4. Debido al terremoto, cuando el Enviado mostró su Imagen, el pasaje y ascenso de las Tres Ruedas fue bloqueado y las fuentes del Viento y de los Fuegos se contuvieron.

5. Yisho descendió, él se puso a Eva, y enderezó los caminos del Viento, del Agua y del Fuego; abrió los manantiales para ellos y organizó para ellos la forma de su ascenso.

Oración después de haber Leído y Estudiado el Libro Sagrado

“Dios Santo, Padre de la Grandeza, Señor de los Cielos Supremo, por favor dame la fuerza para que el conocimiento que reciba a través del Libro Sagrado se extienda a todos los pueblos a lo largo de toda la tierra, en cada isla, dentro de cada nación y sobre todas las montañas. Que tu Nombre sea alabado y glorificado por todas las lenguas de todas las naciones. Amin