La Creación

“En resumen…fue por la Voluntad de Dios que todas las cosas entraron en existencia. Todas las cosas fueron creadas para Dios, para que todas ellas den alabanza, gloria, adoración y honor a Dios.

Ninguna cosa ni persona existieron hasta que Dios creó al Espíritu Viviente. Ningún humano ni ninguna otra creación existieron (en el mundo físico terrenal) hasta que el Espíritu Viviente deseó tener a otros seres que también pudieran compartir en la alabanza y glorificación de la Fuente Divina.

Tampoco Dios ni la multitud de seres celestiales estaban sólos. El Espíritu Viviente deseaba que otros, dotados de libre albedrío, fueran creados para servir a la Fuente Divina.

Encontrando favor con los humanos piadosos, Dios les llama Sus amigos a aquellos que Él ama por su amor hacia Él. (Pero Él también ama a quienes no le aman)

Tenemos un proverbio que dice, “el Espíritu Viviente da rápidez a los caballos de los hombres de la verdad”, que significa que los humanos piadosos son benditos si persiguen y eventualmente encuentran la verdad”

Mir Izgaddah, el Tercer Mensajero

Leave a Reply