Lecturas del Libro Sagrado para el Viernes, Septiembre 12, 2014

Día de los Diez Mandamientos

Oración antes de Abrir el Libro Sagrado de Luz

Padre de la Grandeza, Il’Ya, Dios Santísimo de la Luz,

Que tu Gran Nombre sea alabado y honrado en toda la tierra.

Dios de la Luz, Il‘ Ya, Oh Gran Padre más allá del tiempo y de la creación,

Te doy gracias por este tiempo y por la oportunidad de aprender el Camino de la Luz.

Señor de los Cielos, abre mi corazón para recibir estas enseñanzas sagradas.

Señor de los Cielos, aclara mi mente para discernir estas palabras sagradas.

Señor de los Cielos, limpia mis manos para tocar estas joyas preciosas.

Señor de los Cielos, purifica mi voz para decir estas verdades sagradas.

Amin.”

Primera Lectura: Mitnaranuta d’Mir Izgadda Capítulo 71

Sexo

1. La abstinencia sexual total no se ve como una práctica saludable entre los hombres o las mujeres, de hecho tal práctica está vista como muy poco saludable.

2. Una relación saludable entre dos personas de cualquier género nunca debe basarse únicamente en el sexo, porque tal relación sucumbirá con el tiempo a la desilusión, al estrés y a la separación.

3. Lo que practiquen sexualmente dos personas que se aman en la intimidad de sus hogares no es asunto de los Ancianos o de otros, a menos que una persona de la pareja esté siendo abusado/a en contra de su voluntad.

4. La actividad sexual nunca debe ser promiscua, porque la promiscuidad afecta tantos niveles diferentes que no puede ser revertida a través de esfuerzos humanos.

5. La actividad sexual entre adultos y niños, incluidos los que son vulnerables mentalmente, no sólo es altamente inapropiada, sino también es pecaminosa y merecedora de un castigo severo en la otra vida.

6. Si un adherente de la Religión de la Luz se da cuenta de la actividad sexual entre un adulto y un niño, o entre un adulto y una persona que es vulnerable mentalmente, es el deber de ese adherente denunciar lo que sabe a los Ancianos y a las autoridades civiles. Los pecados sexuales de esta naturaleza no pueden ser escondidos.

7. Los depredadores sexuales deben ser desenmascarados ante la congregación, expulsados de la hermandad de la Luz, y reportados a las autoridades civiles.

8. Las actividades sexuales entre humanos y los animales son pecaminosas y los que son culpables de tales actos pecaminosos deben ser expulsados de la hermandad de la Luz si estos no indican arrepentimiento genuino.

Segunda Lectura: Karuzuta d’Mar Mani Capítulo 81

1. ¿Quién puede ver, hermanos míos, y volver a la tierra y hacer conocer a todos los hombres la gloria que he recibido hoy? ¡Porque yo he encontrado la recompensa de mi trabajo!

2. Mirad, he traído mi Nave a la orilla; ninguna tormenta se ha levantado contra ella, ¡ninguna ola la ha arrebatado!

3. Estuve a punto de naufragar antes de que encontrara la Nave de la Verdad; una virada divina fue Isho, quien me ha dado su mano.

4. ¿Quién entonces será capaz de hablar sobre el Don que vino? La gracia se apoderó de mí, pero no hay nadie que pueda decirlo.

(DG marg. “Una gracia indescriptible se apoderó de mí”)

5. He dejado la prenda (el cuerpo material) en la tierra, la senilidad de las enfermedades que tenía; me he puesto sobre mí el Manto Inmortal.

6. He tomado mis ropas lavadas, mis ropas que no envejecen; me he regocijado en su alegría, y he descansado en su descanso.

7. Oh Santos, alegraos conmigo, porque he vuelto de nuevo a mi Fuente (DG marg. “mi principio”), el Camino de la Luz se ha extendido para mí, hasta mi primera Ciudad, victoriosamente me ha entregado en las manos de los Ángeles, y ellos me han acompañado a mi Reino.

8. Mirad, la Luz de la Doncella ha brillado sobre mí, la gloriosa semejanza de la Verdad, y sus tres Ángeles que dan la gracia.

9. ¡Las puertas de los cielos se han abierto ante mí a través de los rayos de mi Salvador y de su gloriosa Imagen de Luz!

10. Isho, mi Esposo, me ha dado la bienvenida a su cámara nupcial, y yo he descansado con él en la Tierra de los Inmortales; ¡hermanos míos, he recibido mi guirnalda!

11. ¡Oh Excelente dolor que he sufrido! ¡Oh, mi fin que ha tenido un final tan feliz! ¡Oh mi posesión eterna!

Oración después de haber Leído y Estudiado el Libro Sagrado

Dios Santo, Padre de la Grandeza, Señor de los Cielos Supremo, por favor dame la fuerza para que el conocimiento que reciba a través del Libro Sagrado se extienda a todos los pueblos a lo largo de toda la tierra, en cada isla, dentro de cada nación y sobre todas las montañas. Que tu Nombre sea alabado y glorificado por todas las lenguas de todas las naciones. Amin.”

Leave a Reply