Evangelio Diario – 4 de diciembre de 2020

Karuzuta d’Mar Mani (El Evangelio de Mar Mani)

Día 4 — Seccións 13 – 15

Sección 13
1. Il’Ya (Dios Ya) es Abba d’Rabbuta (el Padre de la Grandeza), el Glorioso que es adorado,
cuya grandeza no tiene medida, que es el Primer Omnipresente (Auto-existente), el Primer
Eterno, que era antes de que todo lo que ha sido y lo que será, la Raíz de toda Luz, la Luz que
está siempre radiante, el Rey en la sabiduría del Rocío Dulce incomparable (la inmortalidad).
2. Su Resplandor delicado y maravilloso brilla dentro y fuera y lo sabe todo, porque nada
escapa a Su vista; recoge y recopila las buenas obras, haciéndonos iguales a los Santos.
3. Sus doce Horas, Sus doce Doncellas que lo rodean, las Victorias adornadas con guirnaldas
que dan adoración a su Rey, sus arpas en sus manos, los instrumentos de cuerda (laúdes)
en sus manos mientras cantan al Padre Oculto, al que no se ha Manifestado – ¡los Mensajeros
que han terminado su curso, corriendo con alegría, te glorifican mientras van hacia la Luz a
por sus guirnaldas!

4. No hay otro Dios en absoluto, porque Él es la Fuente Divina de la que derivan (se
manifiestan) todos los demás seres celestiales.
5. Los frutos del Árbol Bueno son Isho el Gran Amanecer de la Gloria, el Padre de todos los
Mensajeros; su Reflejo es la Santa Asamblea; su Intelecto es la Columna de la Gloria, el
Hombre Perfecto; su Intuición es el Primer Hombre, que habita en la Nave del Agua Viva (la
Luna); su Pensamiento es el Tercer Mensajero, que habita en la Nave del Fuego Viviente que
brilla en el Sol; mientras que la Mente es el Padre que mora en la Grandeza que se perfecciona
en los Eones de la Luz.
6. Mira, los Cuatro Días son los siguientes: Dios, la Luz, el Poder, y la Sabiduría – Dios, que
está en los Eones, y la Luz que está sobre ellos, el Poder que sostiene el Todo, la santa
Sabiduría que se encuentra en la Asamblea.

Sección 14
1. ¡Gloria y victoria a Abba d’Rabbuta, el Dios de la Verdad, y a Tu Hijo amado, Isho y al
Rukha d’Kudsha la Defensora!
2. ¡Isho el Árbol de la Vida es el Padre, la Mente de la Luz bendita es el Hijo, la Doncella de la
Luz, esta dulce es la Rukha d’Kudsha!
3. ¡Amor piadoso por la señal del Padre, el conocimiento de la Sabiduría por la señal del Hijo,
el cumplimiento de los Mandamientos por la señal de la Rukha d’Kudsha!
4. ¡Que podamos adquirir para nosotros mismos el amor hacia Abba d’Rabbuta, la fe que hay
en nosotros hacia el Hijo, el temor de nuestro corazón hacia la Rukha d’Kudsha!
5. ¡El sello de la boca por la señal del Padre, la calma de las manos por la señal del Hijo, la
pureza de la virginidad por la señal de la Rukha d’Kudsha!
6. De tal manera, oremos, hermano mio para que podamos encontrar al Padre, y ayunemos a
diario para que podamos encontrar al Hijo, y disciplinemos nuestra vida para que podamos
encontrar a la Rukha d’Kudsha.
7. ¡Gloria a Maran Mani a través del Padre, honor a sus Elegidos a través del Hijo, bendición a
sus Oyentes a través de la Rukha d’Kudsha!

Sección 15
1. La Fuente de toda bendición y de todas las oraciones es la Ima d’Khaya (Madre de la Vida),
la Primera Madre que ha venido del Padre y apareció por primera vez, la Gloriosa que es la
Fuente de todas las Emanaciones que han venido a este mundo.
2. Sepan que los granos de polvo de la tierra pueden ser medidos, con todo el universo, uno
puede contar el polvo de la tierra año tras año y el número de los granos de arena del mundo
entero; pero la longitud de tiempo que el Gran Espíritu pasó en el Padre, el Primero, eso uno
no puede contar.
3. Primero, la formó de esta manera, la mantuvo en Sus Aposentos internos en calma y en
silencio; pero cuando era necesitada, entonces la llamó y salió de Abba d’Rabbuta; ella
cuidaba de todos sus Eones de la Gran Luz.