Evangelio Diario – 2 de diciembre de 2020

Sección 6
1. Ahora cuando el Padre Viviente vio al Alma afligida en el Cuerpo, entonces la Madre de la
Vida y el Primer Hombre y el Espíritu Viviente se levantaron en oración y suplicaron al Padre
de la Grandeza.
2. La Madre de la Vida dijo: “Envía un Ayudante a mi hijo porque ha cumplido tu deseo y
ahora está dolorido.”

3. Así que el Abba d’Rabbuta los escuchó y llamó a la Tercera Evocación, el Mensajero.
4. Entonces, habiendo llegado, se preparó para salvar a las Almas; hizo una gran rueda con
doce Cubos, las doce Vírgenes, las doce hijas del Tiempo (Doce Soberanas de la Luz), con sus
túnicas y coronas y características.
5. La primera es la Realeza, la segunda la Sabiduría, y la tercera la Victoria; la cuarta es la
Alegría, la quinta la Pureza (Celo Religioso) y la sexta la Verdad; la séptima es la Fe, la octava
la Paciencia (Aguantar las Ofensas) y la novena la Sinceridad; la décima es la Bondad, y la
undécima es la Justicia, mientras que la duodécima es la Luz.
6. Cuando la Esfera le da la vuelta, esta rueda levanta hacia arriba las Almas de los que se
están muriendo.

Sección 7
1. El Sol y la Luna son Naves que transportan las Almas de los moribundos de la Materia a la
Luz, siempre separando el Poder Divino de la Materia y escoltándolo hasta llegar a Dios.
2. Porque el Espíritu Puro hizo estas dos Naves Luminosas, que envió al Océano de la vida y
muerte constante (samsara), para llevarles lo bueno a los hombres y para traerlos de vuelta a
su primer mundo, para que su Naturaleza Luminosa (naturaleza brillante, el alma) pueda
por fin estar tranquila y feliz.
3. Porque cuando crece, la Luna recibe su Poder y se llena con él en su debido tiempo; luego
mengua descargando la carga para enviarla al Sol, y ese la lleva de vuelta a Dios.
4. Y habiendo hecho esto, recibe de nuevo una migración del Alma de la próxima Luna llena y
la deja pasar automáticamente a Dios.
5. Entonces la Barca se llena y desembarca otra vez las Almas cogidas por los cubos de la
rueda, hasta que haya salvado su porción de Almas.
6. Entonces cuando la Luna ha entregado la carga de las Almas a los Poderes Divinos (Eones)
del Padre, ellos permanecen allí en la Columna de la Gloria que se llama el “Hombre
Perfecto”; es un Pilar de Luz porque está cargado con las Almas que están siendo purificadas.
7. La Luna recibe primero las Almas radiantes de la Materia, y luego las deposita en la Luz, y
hace esto continuamente; esta es la forma en la que las Almas se salvan.
8. Así que el Sol comenzó a purificar la Luz que se mezcló con los demonios del Calor, y la
Luna comenzó a purificar la Luz mezclada con los demonios del Frío; esa Luz se eleva en la
“Columna de Alabanza”con los himnos y adoraciones, las buenas acciones y obras caritativas
que se envían para arriba.

Sección 8
1. Mihr Yazd, el Espíritu Viviente, hizo las Ruedas – el Viento, el Agua y el Fuego; y él
descendió y las formó debajo cerca de Sabala, el Soporte.
2. Entonces Malka Rabba d’Ikara, el Rey de la Gloria, las recubrió para que puedan ascender
sobre estos Gobernantes atrapados en las tierras y para ser de utilidad a los cinco Seres
Brillantes, no sea que sean quemados por el Veneno de los Gobernantes.
3. Ahora, cuando el Enviado vino hacia estas Naves, ordenó a los Tres Siervos de Manbed (el
Soporte) que hagan que se muevan las Naves; le instruyó al Gran Constructor que construyera
la Tierra Nueva, y que hiciera que las Tres Ruedas vayan para arriba.
4. Ahora, cuando las Naves se elevaron y llegaron al centro del cielo, cuando el Enviado
(Mensajero) mostró sus formas masculina y femenina y fue visto por los Gobernantes, los
Hijos de la Oscuridad, masculinos y femeninos, que estaban en el firmamento.
5. En ese momento una Imagen de la Luz fue revelada en la morada de las bestias, en la tierra
de la fetidez.
6. Ellos vinieron a ver su Imagen, se arrastraron, enloquecieron debido a su brillo, se
levantaron para poder marcar su semejanza, cayeron, se levantaron para marcar su belleza,
se endulzaron con su fragancia.
7. Ellos doblaron sus rodillas y lo adoraron. Comenzaron cantando: “Has venido en paz, Oh
Hijo de la Luz que serás el iluminador de nuestros mundos. ¡Ven a gobernar sobre nuestra
tierra y asienta la paz en nuestra ciudad!”
8. Los demonios estaban diciendo esto con su boca, pero así todo en su corazón planeaban
hacer el mal.
9. En su deseo, comenzaron a emitir esa Luz que se habían tragado de los cinco Seres
Brillantes.
10. Luego, ese Pecado que, como el pelo en la masa, fue encerrado en ellos, se mezcló con la
Luz que salió fuera de los Gobernantes.
11. Entonces el Enviado ocultó sus formas; separó la Luz de los Seres Brillantes del Pecado que
estaba con ellos, y cayó sobre los Gobernantes de los cuáles había caído (karma); pero
al igual que un hombre disgustado por su propio vómito no lo aceptaron.
12. Entonces cayó sobre la tierra, la mitad en lo Húmedo y la otra mitad en lo Seco.
13. El Pecado se enredó con la Luz; salió y bajó de lo Seco y lo Húmedo; de lo Seco, formó a los
árboles, pero en el Mar de inmediato se formó a sí mismo e hizo una gran rebelión en el Mar a
semejanza del Rey de las Tinieblas.
14. Adamus Nuhra, el Diamante de la Luz, fue enviado contra ella; él luchó contra la bestia
odiosa, la derrotó, la volvió sobre su espalda, la golpeó en el corazón con una Lanza, dio una
estacada con su Escudo sobre su boca, y puso uno de sus pies en sus muslos y el otro sobre su
pecho.

Sección 9
1. Estas Hijas de la Oscuridad ya estaban embarazadas de su propia Naturaleza, y cuando
vieron la belleza de las formas del Enviado sus fetos abortaron, cayeron sobre la tierra, y se
comieron los brotes de los árboles.
2. A continuación, los fetos consultaron juntos; se acordaron de la forma del Enviado que
habían visto, y preguntaron: “¿Dónde está esa Forma que vimos?”
3. Entonces dijo Ashaqlun, el hijo del Rey de la Oscuridad, a los fetos: “Traedme vuestros hijos
e hijas; venid, dadme un poco de la Luz que hemos tomado; soy yo quien os hará una forma
similar a lo que habéis visto, que es el primer hombre.”*
*(no el primer hombre celestial)
4. Entonces la trajeron y se la dieron a él, y, movida por los celos, la Materia hizo al Hombre
de sí misma, mezclándose con la totalidad del Poder, teniendo también algo del Alma en él.
5. Sin embargo, la forma hizo mucho para dejar que el Hombre obtuviera más del Poder
Divino que otros seres vivos mortales, porque él es una imagen del Poder Divino.
6. Cuando el Demonio de la Codicia había visto estas cosas, concibió un plan nuevo y malvado
en su corazón; luego les ordenó a Saklas y a Nebroel que imitaran al Espíritu Puro y a la
Madre Excelente.
7. Ellos formaron el cuerpo (la carne) del Hombre, y ahí encarcelaron las Naturalezas de la
Luz para imitar el Macrocosmos.
8. Entonces el cuerpo carnal, con sus malvadas y corruptas Codicia y Lujuria, era una imagen
exacta punto por punto, pero más pequeña, de los cielos y de las tierras; no había una sola
formación del universo que ellos no reprodujeron.
9. Él se comió a los hombres, pero dio las mujeres a Nebroel su compañera.
10. Cuando el Demonio del Odio, el maestro de la Codicia, vio aquello, empezó a tener
sentimientos de enojo y de celos; entonces hizo las formas de los dos sexos, masculino y
femenino, para imitar a las dos grandes Luminarias, que son el Sol y la Luna, y para engañar y
acosar a la Naturaleza Brillante (el alma) hasta que se embarcara en las Naves de la Oscuridad
y, llevadas por ellas, entrara en el infierno, pasara por los cinco estados de la existencia y fuera
sometida a todos los sufrimientos, y de modo que, finalmente, pudiera ser difícil liberarla.