Es Aceptable para Algunos

El hombre en el que la Mente está dentro de él, suya es la Sabiduría; tan pronto como él la oye le da la bienvenida a sí mismo; pero en quien no hay Mente, quien es ajeno a ella, no la toma para sí mismo, ni tampoco la escucha. Y cada Alma débil que no haya aceptado la Verdad que la pertenece perece sin ningún descanso o felicidad. La Palabra de Dios es dulce cuando encuentra oídos para escucharla; no se aloja en una mente cerrada, no hace su camino en un santuario contaminado. Se alberga con vírgenes y habita en el corazón de los célibes; su gracia eclipsa a esos con los que ella se aloja, por lo que ciñen sus lomos y se arman para luchar contra el Dragón.

 

La Santísima aceptará esta Ofrenda, el Sabio la conocerá, el Fuerte volverá a pedir la bondad de los Doctos. Verdaderamente bendito tiene que ser considerado aquel que se ha iniciado en esta Gnosis Divina, liberado por medios de los cuales continuará en la vida eterna.

 

– Capítulo 33 del Evangelio del Profeta Mani, Edición de Duncan Greenlees

 


Leave a Reply