El Trabajo de un Mensajero

Cuando cualquier Mensajero de la Luz aparece en el mundo para enseñar y convertir a la multitud de los seres vivos con el fin de salvarlos de sus sufrimientos, empieza por llevar el sonido de la Ley maravillosa a través de la puerta de sus oidos. Luego entra en la Antigua Morada y, utilizando las grandes oraciones mágicas, encarcela a la multitud de serpientes venenosas y todas las bestias salvajes, no dejándolos en libertad nunca más. Luego, armado con el Hacha de la Sabiduría, corta y derriba los árboles venenosos y desarraiga sus tocones, así como otras plantas impuras. Al mismo tiempo tiene el Palacio Municipal limpiado y adornado espléndidamente, y un asiento colocado allí para el trono de la Ley; después se sienta en él. Cuando ha entrado en la Ciudad Antigua y ha destruido los enemigos odiosos, rápidamente debe separar las dos Fuerzas, la Luz y la Oscuridad, y no dejar que se mezclan nunca más.

 

¡Oh Mensajeros, ya que sois Pastores de los Rebaños de la Luz, reunid celosamente siempre  a los suaves y tímidos Hijos Cordero, y defended personalmente y cubrid la Raza pura de la Luz! ¡Teneis que ser como ese capaz Señor del Pastor que atrapa y salva a los Hijos del Cordero de los lobos y los tigres! Sed cada uno de ustedes el Piloto valiente, fuerte y sabio, y transportad estos Hijos errantes a la Tierra extraña; son los adorables y preciosos tesoros de la Venerable de la Luz; eliminad a todos del Mar a través de vuestras Naves corporales, y devolverlos rápidamente, como son, al Señor; ¡devolverlos rápidamente a su Tierra Natal, el lugar de la paz y la felicidad!

 

– Capítulo 32 del Evangelio del Profeta Mani, Edición de Duncan Greenlees

 


Leave a Reply