El Rescate del Alma

Entonces, el Primer Hombre estaba afligido cruelmente allí abajo en la Oscuridad. Cuando el Primer Hombre volvió en sí, rezó siete veces una oración al Padre de la Grandeza, y el Padre le escuchó cuando oraba. Por tanto, Dios le compadeció y llamó a la Segunda Evocación, la Amiga de las Luces; y la Amiga de las Luces evocó al Gran Constructor; y el Gran Constructor llamó al Espíritu Viviente – otra Potencia emanada de Sí Mismo.

 

Entonces el Espíritu Viviente llamó a sus cinco Hijos: el Titular del Esplendor de su Inteligencia, el Gran Rey de Honor de su Conocimiento, el Diamante de la Luz de su Razón, el Rey de la Gloria de su Pensamiento, y el Soporte de su Deliberación; estos vinieron a la Región de la Oscuridad y encontraron al Primer Hombre absorbido por la Oscuridad, él y sus Hijos.

 

Entonces el Espíritu Viviente llamó con una voz fuerte, y la voz del Espíritu Viviente se parecía a una espada afilada veloz como el rayo; y se convirtió en otro Dios y reveló la forma del Primer Hombre. Entonces le dijo: “¡Paz a ti, Oh bueno entre los malos, luz en medio de la oscuridad, dios morando entre bestias salvajes que no conocen su honor!” Entonces el Primer Hombre le respondió, diciendo: “¡Ven en paz, trayendo la mercancía de la calma y la paz! Él también le dijo: “¿Cómo les va a nuestros Padres, los Hijos de la Luz, en su Ciudad?” El Llamador le dijo,”Ellos están prosperando”; y bajando le dio una mano derecha y lo llevó fuera de la Oscuridad.

 

Then the Caller and the Answerer united and went up towards the Mother of Life and the Living Spirit; and the Living Spirit put on the Caller, while the Mother of Life put on the Answerer, her beloved Son; and they went down to the Earth of Darkness, to the place of the First Man and his Sons.

 

A continuación el Llamador y el que Responde se unieron y subieron hacia la Madre de la Vida y al Espíritu Viviente; y el Espíritu Viviente se puso al Llamador, mientras que la Madre de la Vida se puso al que Responde, a su Hijo amado; y descendieron a la Tierra de la Oscuridad, al lugar del Primer Hombre y sus Hijos.

 

– Capítulo 4 del Evangelio del Profeta Mani, Edición de Duncan Greenlees

 


Leave a Reply