El Cuerpo del Hombre Viene de los Demonios

Estas Hijas de la Oscuridad ya estaba embarazadas de su propia naturaleza, y a la vista de la belleza de las formas del Enviado bajó sus fetos cayeron sobre la tierra, y comieron los brotes de los árboles. A continuación, los fetos malparidos consultaron juntos; se acordaron de la forma del Enviado que habían visto, y preguntaron: “¿Dónde está esa forma que vimos?”

 

Entonces dijo Ashqalun, el hijo del Rey de las Tinieblas, a los Fetos Malparidos: “Traedme vuestros hijos e hijas; venid, dadme un poco de la Luz que hemos tomado; soy yo quien os hará una forma similar a lo que habeis visto, que es el primer hombre.” Entonces la trajeron y se la dieron a él, y, movida por los celos, la Materia hizo al Hombre de sí misma mezclándose con la totalidad del Poder, teniendo también algo del Alma en él. Sin embargo, la forma hizo mucho para dejar que el Hombre obtuviera más del Poder Divino que otros seres vivos mortales, porque es una imagen del Poder Divino.

 

Así que el Hombre fue formado, no por Dios sino por el Rey de la Materia; él consumió a los machos, y las hembras las dio a su compañero Nebroel. Luego Nebroel y Ashqalun se unieron juntos, y ella concibió de él y dio a luz un hijo a quien llamó “Adán”; ella concibió otra vez, y dio a luz una hija a quien llamó “Eva”, los dos dándole algo de su lujuria para seducir a Adán.

 

– Capítulo 9 del Evangelio del Profeta Mani, Edición de Duncan Greenlees

 


Leave a Reply